10 actividades físicas para quienes no les gusta el gimnasio

Foto: iStock

Sabes que debes hacer ejercicio para prevenir una variedad de enfermedades, aumentar tu longevidad y tener una mejor calidad de vida, pero simplemente detestas el gimnasio, las máquinas y las repeticiones sin fin y no puedes seguir una rutina de ejercicios.

Si bien los entrenamientos de gimnasio tienen muchos beneficios, no son los únicos que le dan muchas ventajas a su cuerpo y a su salud. Conozca 10 actividades físicas que no requieren que vaya a un gimnasio tradicional y que aún lo harán muy bien:

1. Natación

Foto: iStock

Si está buscando actividad física para mover todo su cuerpo sin dejar de mejorar su capacidad respiratoria, tenga en cuenta que la natación es una excelente alternativa al gimnasio.

Este ejercicio fortalece los grupos musculares superior, inferior, de la espalda y pectoral, y desarrolla la coordinación motora y la flexibilidad mientras causa un bajo impacto en las articulaciones. Para aquellos que quieren perder peso, vale la pena mencionar que una hora de natación moderada quema alrededor de 500 calorías.

2. aeróbicos en el agua

Foto: iStock

A pesar de ser un ejercicio completo, la natación puede requerir una forma física que aún no tienes. En este caso, el consejo es tomar clases de aeróbicos acuáticos, que hoy ya no son exclusivas para personas mayores, aunque estos practicantes siguen siendo la mayoría.

Los movimientos ayudan a mejorar el equilibrio y la coordinación motora, fortalecen el sistema cardiovascular y promueven la relajación. Además, los aeróbicos acuáticos a menudo se recomiendan para personas con problemas en las articulaciones, ya que el agua evita el impacto y el desgaste.

3. raza

Foto: iStock

¿Notaste que el número de corredores ha aumentado en los últimos años? Esto no es de extrañar, porque esta actividad fortalece los músculos de las piernas, mejora la capacidad respiratoria y cardiovascular y promueve la quema de grasa significativa.

Además, correr estimula la liberación de hormonas relacionadas con el bienestar, ayudando a combatir los síntomas de estrés, ansiedad y depresión.

4. caminar

Foto: iStock

Todavía no puede correr o no puede afectar tanto sus articulaciones, pero ¿le gustaría hacer ejercicio al aire libre? Entonces también puede optar por caminar, un ejercicio superdemocrático que pueden practicar personas de todas las edades.

Aunque el gasto calórico es más bajo que correr, caminar también mejora la circulación y la respiración, lo hace más dispuesto y relajado, e incluso disminuye el riesgo de osteoporosis, hipertensión, diabetes, accidente cerebrovascular e infarto.

5. baile

Foto: iStock

Las clases de baile son divertidas, fortalecen el sistema cardiorrespiratorio, desarrollan coordinación y equilibrio motor y tonifican los músculos. Además, esta es una actividad física que le permite conocer gente nueva, mejorar la autoestima y ayudar a reducir la ansiedad, lo que contribuye a su bienestar físico y mental.

Hay varios tipos diferentes de baile, como bailes de salón, samba de gafieira, sertanejo universitario, forró, zouk, tango, danza del vientre, flamenco, ballet, etc. ¡Solo elija el que más le interese!

6. Zumba

Foto: iStock

Aunque también es una especie de baile, la zumba merece una mención aparte por mezclar los movimientos rítmicos con el sonido de la música latina con los ejercicios físicos. Por lo tanto, las coreografías incluyen sentadillas, avances y otros movimientos que fortalecen principalmente los músculos inferiores y centrales.

Una clase de zumba puede promover la quema de 600 a 1000 calorías dependiendo de su intensidad, así como estimular el metabolismo, la eliminación de toxinas y la capacidad del corazón.

7. Lucha y artes marciales.

Foto: iStock

La popularización del MMA ha hecho que muchas personas busquen clases de muay thai, boxeo y otros tipos de lucha y artes marciales, ¡pero es importante decir ahora que las clases no incluyen violencia!

Muay Thai utiliza movimientos como golpes, codos, rodillas y patadas, todo acompañado adecuadamente por el instructor. El boxeo, a su vez, también tiene golpes y patadas, que incluyen correr, abdominales y cuerdas para mejorar el estado físico.

Independientemente de la pelea que elija, todos proporcionarán desarrollo muscular, mayor gasto de calorías, coordinación y desarrollo de fuerza y, por supuesto, una excelente manera de aliviar la tensión.

8. circo

Foto: iStock

Trampolín, cuerda y barras elevadas: los elementos típicos de la arena se ponen a su alcance en las clases de circo, que trabajan en los músculos, el equilibrio, la fuerza y ​​la flexibilidad. Al igual que los movimientos no exactamente simples, la práctica evoluciona gradualmente, permitiendo a los estudiantes desarrollar la condición física y el acondicionamiento necesarios.

Debido a las características de los movimientos, las clases de circo no son adecuadas para personas con problemas de espalda o hernia, por lo que es importante realizar una evaluación médica antes de comenzar la actividad.

9. Pilates

Foto: iStock

Pilates es una actividad física que se puede adaptar de acuerdo con la edad, el peso, las limitaciones y las necesidades de cada profesional, de modo que los movimientos que se le propongan se elegirán de forma personalizada.

Esta modalidad fortalece los músculos, previene lesiones, mejora la postura, promueve la conciencia del cuerpo y ayuda a aliviar el dolor, permitiendo un aumento en el bienestar físico y mental.

10. CrossFit

Foto: iStock

Mucho más que girar neumáticos enormes, CrossFit es una actividad física que combina elementos de gimnasia olímpica, ejercicio aeróbico y levantamiento de pesas, todo de una manera muy intensa, haciendo que el cuerpo trabaje duro.

Los principales beneficios de esta actividad son el aumento de la fuerza muscular y la resistencia, la coordinación motora mejorada, el fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio y una ganancia de agilidad y equilibrio, así como una intensa quema de calorías.

Si aún no ha encontrado una actividad física para usted, tenga en cuenta que hay varias otras opciones, como yoga, entrenamiento funcional, ciclismo, spinning acuático, saltos, etc. Independientemente del gasto calórico, todos ofrecerán beneficios para su cuerpo y mente, contribuyendo en gran medida a su salud; lo más importante es elegir una actividad física que le agrade. ¡No tienes que ir al gimnasio para vivir bien!

Entradas relacionadas: