Skip to content

 10 cosas que debes saber sobre el himen

30 Octubre, 2021
Dicas de Mulher

Foto: iStock

Esa vieja imagen de sábanas manchadas de sangre celebrada como prueba de la pureza de una mujer (¡muy probablemente una niña!) Puede que ya no exista en estos días, pero nos dejó con algunas ideas falsas sobre el himen.

Por lo tanto, muchas mujeres jóvenes todavía se preocupan por la ruptura temprana de esta membrana, ya que esto significaría que "ya no son vírgenes". Si este es tu caso, ¡puedes desanimarte!

Como verá a continuación, el himen no es tan misterioso y no debe ocupar sus pensamientos más que otras cosas verdaderamente importantes como prevenir una ETS o un embarazo no deseado. Compruébalo:

1. Cada uno es diferente

Foto: iStock

El himen es un trozo de tejido rosado con un orificio en el centro que se encuentra a 1 o 2 centímetros después de la apertura de la vagina. Pero como el cabello, las uñas o la nariz, cada mujer tiene un himen diferente en tamaño y forma.

2. Otras especies también tienen himen

Foto: iStock

Varias otras especies de mamíferos también tienen himen, como cuyes, topos, hienas, delfines, ballenas y elefantes africanos. Sin embargo, entre ellos, no hay controversia con respecto a la virginidad.

Algunos investigadores creen que la presencia del himen en algunas de estas especies se debe a la estacionalidad de la reproducción, ya que se reconstituiría y evitaría el acceso al canal vaginal después de la temporada de apareamiento.

3. No está claro cuál es su función

Foto: iStock

Del mismo modo que no estamos seguros de la función del himen en otras especies, tampoco hay consenso sobre su papel en nuestro cuerpo; de hecho, se especula que es completamente inútil.

Algunos investigadores imaginan que ayuda a evitar que las bacterias entren al canal vaginal, pero aún no hay nada que lo pruebe.

4. No desaparece después de la ruptura

Foto: iStock

Aunque no es una regla, el himen generalmente se rompe después de la primera relación y causa una hemorragia, pero eso no significa que desaparezca. De hecho, la membrana sigue ahí, pero un poco más.

5. No todos los himen sangran en la primera relación

Foto: iStock

¡Pobres de nuestros antepasados! Como sabemos ahora, un tipo de himen más elástico, llamado himen conforme, puede estirarse para permitir que el pene pase sin sangrar. Debido a esto, algunas mujeres que tienen este tipo de membrana solo sangrarán en relaciones posteriores, mientras que otras nunca sangrarán.

Además, es posible que el himen ya se haya roto durante la masturbación o alguna actividad física, por lo que no habrá sangrado en la primera relación sexual de la mujer, ¡lo que no significa que no fuera virgen!

6. A veces se puede ver externamente.

Foto: iStock

Debido a que se encuentra a 1 o 2 centímetros de la entrada a la vagina, a veces es posible ver el tejido restante del himen entre los pliegues de los labios pequeños.

Con la ayuda de un espejo, generalmente puede identificarlo como pequeños bultos de piel rosa rojiza, que no representan ningún problema para nuestro cuerpo.

7. Puedes nacer sin el himen

Foto: iStock

Esta es una situación rara, pero algunas niñas nacen sin el himen y continuarán haciéndolo por el resto de sus vidas a medida que se forma durante la fase fetal. Y eso, como puede sospechar, no es un daño para el cuerpo de una mujer.

8. El himen puede tener más de un agujero

Foto: iStock

El más común es el himen anular, que tiene un agujero en el centro para permitir que pase la menstruación. Sin embargo, también está el himen septado, que tiene una hebra de piel que atraviesa la abertura, lo que da lugar a dos agujeros. Además, está el himen cribiforme, que es similar a una red con varios agujeros.

Ambos tipos ofrecen mayor resistencia que la resistencia anular, pero no evitan la penetración ni interrumpen la menstruación.

9. Y puede estar completamente cerrado

Foto: iStock

El tipo de himen más raro de todos es el imperforado, es decir, no tiene orificio y ofrece la mayor resistencia al pene.

Por lo general, este tipo de himen se descubre en la adolescencia, ya que evita que pase la menstruación y conduce a una acumulación de sangre en el canal vaginal que puede causar dolor intenso. Esta malformación puede corregirse con cirugía menor.

10. Romper el himen no hace daño

Foto: iStock

Es común que muchas mujeres experimenten dolor de intensidad variable en la primera relación sexual. Sin embargo, a diferencia de lo que piensas, esto no sucede debido a la ruptura del himen, ya que no tiene terminaciones nerviosas.

De hecho, el dolor es causado por el estiramiento de la piel y los músculos de la vagina, que primero deben adaptarse para recibir el pene. De esa forma, cuanto más relajada esté la mujer, menos molestias sentirá.

Por cierto, esto es algo de lo que debemos hablar: la primera relación sexual no tiene por qué ser sinónimo de sufrimiento. A menudo las niñas sienten dolor precisamente por su miedo a este momento, ya que siempre hemos escuchado que "perder su virginidad" es muy doloroso.

Cuando la joven ya conoce su cuerpo y ocurre la primera relación sexual porque así lo decidió, en un ambiente tranquilo y seguro y con una buena persona, las posibilidades de que se relaje y disfrute el momento sin todas estas molestias son mucho mayores. Y, por supuesto, sin olvidar el condón, ¡algo mucho más importante que si el himen se rompe o no!