10 mujeres emprendedoras para inspirarte

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Concéntrate, fuerza, fe y jódete: para Lénia Luz, creadora del sitio web Pink Entrepreneurship, estos son requisitos previos para la mujer que quiere comenzar su propio negocio. “Estos son los cuatro pilares para comprender que no será fácil, pero que sin enfoque, sin determinación, sin su espiritualidad alineada y sin la audacia de joder las dificultades y las opiniones de los demás, no podrá hacer frente a la empresa diaria” , explica el emprendedor.

El consejo de Lenia refleja las experiencias de quienes se han enfrentado al universo del emprendimiento. Después de todo, tener un negocio propio está lejos de trabajar menos; Se necesita mucha dedicación y sacar las ideas del papel y hacerlas realidad. Debes tener el aliento para tener éxito, y las mujeres demuestran que tienen que gastar.

Un estudio de Serasa Experian reveló que más de cinco millones de mujeres brasileñas son emprendedoras. Las mujeres están por delante del 43% de los negocios del país, la mayoría de ellas (98.5%) actúan como MEI o socias de micro y pequeñas empresas. Sin embargo, en las grandes corporaciones el escenario es diferente: solo el 0.2% de las mujeres emprendedoras en Brasil son socias de grandes compañías.

“El mundo corporativo sigue siendo un ambiente muy hostil para las mujeres. El emprendimiento es como una segunda forma, una opción viable para mantenerse activo, hacer lo que quiera, estar más cerca de su familia (no trabajar menos pero con flexibilidad) y, sobre todo, ser capaz de crear algo que pueda transformar la vida. de personas ", dice Ana Fontes, creadora de la Red de Mujeres Emprendedoras.

Inclinándose sobre senderos que pueden ser bastante complicados, las mujeres conquistan su espacio. Para muchos, el emprendimiento es una forma de empoderamiento. Después de todo, el viaje puede contribuir al autoconocimiento, romper paradigmas, luchar contra los modelos de trabajo aún predominantemente chovinistas y lograr la independencia y la libertad.

“Creo que, en primer lugar, la mujer necesita tener coraje, porque tendrá que renunciar a varias cosas que se le impusieron con seguridad. Tienes que creerlo. Creer que será capaz de resolver cosas que parecen imposibles ", reflexiona Julinha Lazaretti, socia gerente de Alergoshop.

Si tiene un sueño que emprender, la historia de mujeres que han seguido este camino puede ser de gran ayuda para comenzar a pisar la suya. Echa un vistazo a la trayectoria de algunos empresarios brasileños (¡y sorprendente!) ¡E inspírate!

1. Ana Fontes

Después de 17 años de carrera como ejecutiva en una gran empresa, Ana Fontes se dio cuenta de que el trabajo ya no la hacía feliz. Luego decidió hacerse cargo de la situación y lograr un cambio: en un acto que muchos consideran arriesgado, Ana renunció, dejando su trabajo estable para encontrar otra manera.

“La decisión no fue fácil, pero aunque me gustó el trabajo, el ambiente y la dedicación presente ya no me hicieron feliz. Vi poco de mi hija y el reconocimiento no llegó en la misma proporción que la dedicación al trabajo ”, dice Ana.

Ana se tomó el tiempo para dedicarse a su familia, pasar más tiempo con su hija e incluso intentó nuevamente un trabajo con otra compañía, donde permaneció durante unos meses. Fue entonces cuando decidió cambiar su carrera e invirtió en establecer su primer negocio.

En la nueva empresa, Ana dice que cometió errores y enfrentó desafíos. Fue en un curso de capacitación para mujeres emprendedoras, 10,000 Mujeres, que se dio cuenta de que no era la única con dificultades en el emprendimiento. En base a esta percepción, creó la Red de Mujeres Emprendedoras.

Fundada en 2010, Rede Mulher Empreendedora es un espacio dedicado al emprendimiento femenino: el sitio ofrece noticias, información, consejos y debates relevantes sobre el tema. Además, la Red tiene como objetivo unir y apoyar a las mujeres empresarias en todo el país y hoy cuenta con más de 36,000 personas registradas en el sitio.

"Rede Mulher Empreendedora es hoy una referencia en Brasil y en el extranjero como una red de apoyo para el emprendimiento femenino", dice Ana. El trabajo en el sitio ayudó a dar a conocer el tema y fue la inspiración para varias otras iniciativas. "Lo más importante de todo es ver a cada emprendedor a quien podemos ayudar y, a través de nuestro apoyo, ha dado un paso adicional en su viaje", agrega el emprendedor.

La experiencia del profesional es una prueba de que nunca es demasiado tarde para perseguir lo que quiere, solo se necesita valor y persistencia para enfrentar los desafíos y encontrar la mejor manera de llegar a donde quiere.

En la conferencia que dio Ana en TEDx, es posible aprender más sobre la carrera del emprendedor, dando cuenta de su infancia, el machismo sufrido en su carrera y su inquebrantable creencia de que las mujeres pueden cambiar el mundo.