Skip to content

 10 trucos simples y efectivos para hacer que su hijo coma verduras

15 Mayo, 2021
Dicas de Mulher

Foto: iStock

Si eres padre, vives con niños, sabes lo difícil que es hacer que coman vegetales. Especialmente en los primeros años de vida, el gusto del niño se está formando, pero es importante que el niño pruebe la comida para conocer el sabor de la comida.

Los adultos ya estamos acostumbrados a comer verduras, no debemos olvidar que esto es una cuestión de hábitos y los hábitos se crean con el tiempo. Al principio, puede no ser tan simple que los niños coman todos los alimentos que son buenos para su salud. Para ayudarlo, hemos seleccionado 10 trucos simples que facilitarán esta tarea.

1. Use las especias correctas

Foto: iStock

El gusto de todos nosotros es diferente, no hay forma de saber qué especias les gustan más a los niños. Aquí la regla es probar. Use diferentes tipos de condimentos y preste atención a los más aceptados por los más pequeños. Escriba algunas de las combinaciones más exitosas: zanahorias de jengibre, vegetales verdes como el brócoli, ajo y mostaza y ensalada de verduras con sabor a miel.

2. Insista en que prueben más de una vez

Foto: iStock

Algunos estudios señalan que los niños que han rechazado la comida generalmente comienzan a aceptarla después de probarla de 8 a 10 veces. Después de varias veces de experimentar, la comida inicialmente rechazada sabe familiar y el sabor se acostumbra.

3. Hornea las verduras

Foto: iStock

Además de ser una forma fácil de prepararse, asar verduras hace que el azúcar en estos alimentos se caramelice. De esta manera se vuelven más dulces y el aroma también se vuelve más atractivo. ¡Puedes usar aceite de oliva para darle un toque especial y hacer que las verduras sean aún más deliciosas!

4. Deje que los niños elijan

Foto: iStock

Llevar a los niños al supermercado no siempre es una tarea fácil, pero puede ser una salida para que puedan elegir qué vegetales quieren comer. Además, esta actitud fomenta la independencia de los niños. Al servir, recuérdeles que estos son los alimentos que ellos mismos eligieron.

5. Rallar las verduras en forma de espagueti

Foto: iStock

A los niños les gusta la pasta, ¿verdad? ¿Has considerado hacer fideos con verduras? Puede cortar normalmente con el cuchillo o usar algún tipo de rallador que le dé este efecto. El calabacín, las zanahorias, la remolacha y la calabaza son solo algunos ejemplos de vegetales que se pueden usar para hacer este tipo de espagueti.

6. Camuflar vegetales con otros alimentos

Foto: iStock

Mantequilla, tocino, queso … Si a su hijo le gustan más calorías y alimentos menos saludables, presente vegetales mixtos a estos ingredientes. Una buena idea es dorar las verduras con queso y espolvorear tocino encima. Mucho más atractivo que las verduras puras, ¿no? Con el tiempo, los más pequeños se acostumbran y puedes hacer que los platos sean más saludables y menos calóricos.

7. Puré de verduras

Foto: iStock

Hacer puré de verduras es una idea práctica, ya que puede congelar en pequeñas porciones y servir de varias maneras. Puede ser con carne o pescado, albóndigas, pasteles o arroz. Las zanahorias, el brócoli, las batatas, la calabaza y los guisantes son algunos ejemplos de vegetales que se pueden congelar.

8. Hacer jugos de vegetales

Foto: iStock

Hacer vegetales y jugos de vegetales es otro buen consejo para incluir vegetales en la dieta de los niños. El repollo, la remolacha, las espinacas y los pepinos son excelentes ingredientes para hacer un delicioso jugo. Idealmente, no agregue azúcar a estos jugos, pero si el niño hace una mueca puede poner un poco de miel. Pero recuerde: masticar es importante para el desarrollo de los pequeños. No deben alimentarse exclusivamente de líquidos y alimentos pastosos.

9. Use cremas y salsas

Foto: iStock

Cuajada queso crema, mantequilla de maní, salsa de tomate … ¿Por qué no sumergir un trozo de zanahoria en una de estas cremas? Estoy seguro de que será más atractiva. Cualquier crema o salsa que sea adorada por los niños se puede utilizar para su ventaja en las comidas, solo tenga cuidado de que no se usen en exceso.

10. Anime a los niños y dé buenos ejemplos.

Foto: iStock

De nada te servirá seguir citando a los niños los beneficios que las verduras aportan a su salud. En esta etapa, no están muy preocupados por estas cosas. En cambio, digamos que los vegetales los harán más fuertes y más grandes. Si es necesario, muestre ejemplos de personas o personajes que admire, reforzando que también comen de manera saludable. Y nunca olvides: la niña sigue los ejemplos que tiene en casa.

Consejo extra: ¡no te rindas!

Foto: iStock

Todos estos consejos son para ayudarlo en este difícil viaje de criar a un hijo y nadie dijo que sería fácil. Una regla de oro es no hacer comparaciones. ¿Al hijo de tu amigo le encanta el brócoli y ni siquiera le importa el chocolate? Genial No te culpes porque el tuyo cae al suelo cada vez que ves una zanahoria. En esos momentos, la paciencia es la palabra clave. Más que paciencia, persistencia. Y si después de mucha insistencia sigue sin comer, también está bien. ¡No cubre tanto! Ningún niño es igual a otro. Eventualmente sus esfuerzos serán recompensados.

¿Tienes algún otro truco para que los niños no tengan un gusto infantil para siempre? Cuéntanos aquí en los comentarios y comparte esta publicación con esa persona que necesita un poco de ayuda para alimentar a los pequeños.