11 hábitos comunes que pueden causar inflamación en tu cuerpo y que ni siquiera sabes

Foto: iStock

La inflamación es una respuesta natural del sistema inmune a daños o lesiones en alguna parte del cuerpo. Visto de esta manera, es un proceso beneficioso porque muestra que nuestro cuerpo ha sido capaz de detectar y está tratando de combatir una infección causada por patógenos, traumas o incluso irritación debido a una sustancia tóxica.

El problema es cuando la inflamación ya no es aguda (como en un simple dolor de garganta o hinchazón causada por un esguince de tobillo) y se vuelve crónica. En este caso, nuestro cuerpo está sujeto a desarrollar complicaciones como sobrepeso, hipertensión, diabetes, problemas cardíacos, enfermedad de Alzheimer e incluso algunos tipos de cáncer.

La inflamación siempre es el resultado de algún tipo de estrés en el cuerpo, que puede ser causado por los alimentos, una sustancia en el medio ambiente y algunos comportamientos relacionados con nuestro estilo de vida. Por lo tanto, pensando en preservar su salud, es interesante conocer y evitar estos 11 hábitos que favorecen la inflamación:

1. Consume condimentos procesados

Foto: iStock

La mayonesa, el ketchup, la salsa de barbacoa y otros condimentos procesados ​​contienen muchos aditivos químicos como saborizantes, colorantes y conservantes, que sobrecargan el hígado e irritan los intestinos, favoreciendo la inflamación.

Además, vale la pena recordar que un poco de pimienta es bueno para la salud e incluso ayuda a acelerar el metabolismo, pero en exceso puede causar irritación en todo el tracto gastrointestinal, causando inflamación en el esófago, el estómago, los intestinos y el recto.

2. Consume muchos alimentos procesados ​​en general

Foto: iStock

No solo son los condimentos: las galletas rellenas, los paquetes de bocadillos, los alimentos congelados, la margarina, los refrescos y los jugos en polvo también son ricos en aditivos químicos, especialmente sodio y grasas trans.

El sodio favorece la retención de líquidos, lo que provoca hinchazón y es una de las principales causas de inflamación abdominal, lo que dificulta la digestión. Las grasas trans, a su vez, son altamente inflamatorias, causan un desequilibrio en los niveles de colesterol y contribuyen a la formación de radicales libres. También está presente en alimentos fritos y carnes procesadas o ahumadas como tocino, mortadela, salami y salchichas.

3. Consumir muchos productos animales.

Foto: iStock

Las carnes grasas, la leche, la mantequilla y el queso son ricas en grasas saturadas, lo que favorece la inflamación por su contenido de ácido araquidónico. Por lo tanto, es aconsejable restringir el consumo de estos alimentos y dar preferencia a las carnes magras.

4. Tener una dieta alta en azúcar

Foto: iStock

Las moléculas de azúcar que comemos cuando consumimos chocolate, pasteles, helados y dulces en general representan un factor estresante para nuestro cuerpo, favoreciendo la inflamación en varios sistemas y órganos, especialmente en el intestino.

Como resultado, nuestra capacidad de regeneración disminuye, lo que dificulta la reparación del daño tisular; un buen ejemplo de esto es el "pie diabético", la condición que dificulta que las personas con diabetes sanen las heridas debido al exceso de azúcar en la sangre.

Otra consecuencia de la inflamación causada por el azúcar es una aceleración del envejecimiento, ya que favorece el estrés oxidativo en las células de la piel.

5. Beba mucho refresco y otras bebidas gaseosas.

Foto: iStock

Además de las enfermedades causadas por el azúcar, el gas presente en estas bebidas promueve la distensión del abdomen y favorece la inflamación, lo que dificulta la digestión. En el caso de las bebidas "light", "diet" o "zero", este efecto se ve agravado por los edulcorantes artificiales.

6. Exagerar el café

Foto: iStock

Estás cansado de saber que el café contiene cafeína, un estimulante que puede ayudarnos a despertarnos por la mañana. Sin embargo, si se consume en exceso, la cafeína puede favorecer la inflamación en el cuerpo.

Esto se debe a que afecta el sistema digestivo, los niveles de azúcar en la sangre y el funcionamiento de las glándulas suprarrenales (que producen adrenalina) y puede simular una situación estresante, que provoca inflamación.

7. Consume exceso de alcohol

Foto: iStock

Aunque el vino tinto es una fuente de resveratrol, que contiene propiedades antioxidantes y protectoras del corazón, ninguna bebida alcohólica es exactamente saludable.

Además de no proporcionar los nutrientes esenciales al cuerpo, el alcohol es un factor que provoca inflamación, especialmente encías, garganta, esófago, estómago, hígado e intestinos, incluso favorece la formación de tumores malignos.

8. Inhalar vapores tóxicos de velas y otros aromas.

Foto: iStock

Las velas perfumadas y los aromas de habitaciones están de moda, pero se debe tener cuidado al elegir estos productos. Muchos de ellos emiten los llamados componentes orgánicos volátiles, que son bastante tóxicos y pueden causar irritación en los ojos, la nariz y la garganta, lo que desencadena la inflamación.

Por lo tanto, es mejor dar preferencia a las velas y aromatizantes hechos de aceites esenciales naturales sobre las fragancias sintéticas.

9. fumar

Foto: iStock

Si la inhalación de vapores de velas y aromatizantes de habitaciones ya puede ser un hábito peligroso, no hace falta decir que la inhalación de humo de cigarrillos a menudo es peor. Además de enviar toxinas a nuestros cuerpos, que causarían inflamación por sí mismas, los cigarrillos también disminuyen la actividad del sistema mucociliar, el revestimiento de la mucosidad y los pequeños cilios que protegen nuestras vías respiratorias al expulsar los microorganismos de nuestros cuerpos. pulmones

Por lo tanto, una de las consecuencias de la reducción del movimiento mucociliar es que los pulmones y los bronquios se vuelven mucho más susceptibles a la infección, lo que desencadena los factores de inflamación del cuerpo.

10. No dormir lo suficiente

Foto: iStock

El sueño es el momento en que nuestro cuerpo trabaja para regenerar y suavizar los procesos inflamatorios. Cuando tenemos una rutina de sueño deficiente o insuficiente, nuestro cuerpo tiene problemas para mantener el sistema inmunológico funcionando correctamente y aumentar los niveles de inflamación.

Así que asegúrese de dormir de 7 a 9 horas cada noche en un ambiente oscuro y tranquilo, y sin usar su teléfono en la cama antes de acostarse.

11. Tener una vida estresante

Foto: iStock

Es imposible pasar toda una vida lejos de los problemas, pero debe saber cómo lidiar con ellos o buscar una rutina diferente. Cuando estamos bajo estrés, hay una mayor liberación de la hormona cortisol, que, en exceso, desencadena la cadena de reacciones de inflamación.

Además, el estrés favorece el aumento de peso, perjudica el funcionamiento del sistema inmunitario y aumenta las posibilidades de enfermedad cardíaca o algunos tipos de cáncer. Así que trate de equilibrar una vida ocupada con tiempo libre con familiares y amigos.

Como puede ver en la lista presentada, no es a partir de hoy que los hábitos que favorecen los procesos inflamatorios se señalan como villanos de nuestra salud. Tener una dieta inadecuada, abuso de alcohol, fumar, dormir poco y una vida estresante son factores de riesgo para muchas enfermedades.

Es por eso que el gran secreto para evitar la inflamación y sus consecuencias radica en lo que ya sabe: tomar buenas decisiones sobre lo que consume y su estilo de vida, centrándose siempre en su bienestar.

Entradas relacionadas: