Skip to content

 5 recetas caseras de aceite de romero para el crecimiento y el crecimiento del cabello

2 Marzo, 2021
Dicas de Mulher

Foto: iStock

Si ha observado que su cabello se está cayendo mucho, ya sea debido al estrés o alguna enfermedad que haya experimentado, como una gripe, es posible que le interese el aceite de romero.

Aunque no hay evidencia científica, el aceite de romero se usa tradicionalmente en muchas culturas, especialmente en los países mediterráneos, para acelerar el crecimiento y combatir la caída del cabello, evitando la calvicie.

Este efecto se lograría debido a una serie de beneficios del aceite de romero, como el hecho de que es rico en antioxidantes, sustancias que combaten el daño causado por los radicales libres derivados de la contaminación y los productos químicos, al hacer que los folículos capilares sean más saludables.

Otra propiedad de este aceite es su poder antimicrobiano. Debido a esta característica, podría combatir las bacterias y los hongos, evitando la aparición de la caspa y la inflamación que podrían causar la caída del cabello.

Además, el aceite esencial de romero podría combatir la inflamación del cuero cabelludo, promover la división celular y provocar vasodilatación local, aumentando el flujo sanguíneo.

Todo esto actuaría como un estímulo muy beneficioso para los folículos pilosos, resultando en una disminución de la pérdida de cabello y un crecimiento acelerado del cabello.

Como usar aceite de romero

Si ha tenido curiosidad sobre los beneficios atribuidos al aceite de romero, puede seguir algunas recetas caseras para probar los efectos en su cabello. Importante: No use aceite de romero si está embarazada o tiene epilepsia o hipertensión.

1. Aceite de romero con aceite de coco para hidratar el hilo

Foto: iStock

Esta receta es muy simple: solo mezcla unas gotas de aceite de romero con aceite de coco y úsala para humectar tu cabello.

2. Suero de romero para estimular el crecimiento

Foto: iStock

En 50 ml de aceite de almendras dulces, agregue 8 gotas de aceite esencial de romero, 6 gotas de aceite esencial de lavanda y 3 gotas de aceite esencial de salvia.

Aplique este suero al cabello y al cuero cabelludo cada 2 días después de lavar el cabello. Además de estimular el crecimiento, también deja tu cabello con un aroma maravilloso.

3. Mascarilla de aceite de romero para hacer crecer el cabello

Foto: iStock

En un recipiente pequeño, mezcle 1 huevo, 1 cucharadita de miel orgánica, 1 cucharadita de aceite de coco y 6 gotas de aceite esencial de romero. Aplicar sobre el cabello y dejar actuar durante 60 minutos. Enjuague con agua tibia y deje que se seque naturalmente.

4. Aceite de romero para masajear el cuero cabelludo.

Foto: Getty Images

Masajear el cuero cabelludo es una buena manera de activar la circulación al aumentar el flujo de oxígeno y nutrientes a esta región. Para mejorar el efecto del masaje, puede usar una receta hecha con 5 ml de aceite de jojoba y 8 gotas de aceite de romero.

Con la punta de los dedos, masajea todas las áreas del cuero cabelludo comenzando en la parte delantera, siguiendo los lados y terminando en la parte posterior. Hacer movimientos circulares y ejercer presión constante. Consejo: El masaje será aún más agradable si usted y su pareja se hacen el uno al otro.

5. Tratamiento nocturno con aceite de romero.

Foto: Reproducción / espacio aromático

Si tu cabello necesita una hidratación y nutrición más potentes, puedes probar este tratamiento nocturno.

Para hacer esto, mezcle 2 cucharaditas de aceite de coco orgánico, 1 cucharadita de miel y 3 gotas de aceite esencial de romero. Antes de acostarse, aplique el producto en los mechones, especialmente en los extremos, y ate el cabello en un moño, cubriéndolo con una gorra. Proteja la almohada con una toalla para evitar manchas. Lávese el cabello por la mañana para eliminar el producto.

Si estas recetas no tienen el efecto deseado y continúa notando que su cabello no crece o que está perdiendo demasiado cabello, vale la pena hacer una cita con un dermatólogo para averiguar y tratar la causa del problema.