7 hábitos nocturnos que son villanos adelgazantes

Foto: iStock

Si quiere perder algunas libras, ya sabe que no debe devorar una caja completa de chocolates por la noche, y de hecho, en ningún otro momento del día.

Sin embargo, además de exagerar los refrigerios temprano en la mañana, hay otros hábitos nocturnos que pueden dificultar nuestro proceso de pérdida de peso. Eche un vistazo a siete cosas que debe evitar hacer después del atardecer si está tratando de eliminar algunas libras:

1. Exceso de comida en la cena

Foto: iStock

Ahorrar calorías durante el día y retrasar el hambre de la cena no es una buena idea. En este momento, es mejor comer una comida más ligera, como verduras salteadas y una proteína magra.

Para evitar tener mucha hambre por la noche, intente romper su dieta y tomar un refrigerio o dos después del almuerzo.

2. Coma alimentos fritos y golosinas en la noche.

Foto: iStock

No solo piense en la cantidad de comida: debe tomar buenas decisiones sobre el tipo de comida que pone en su plato, especialmente por la noche. A la hora de la cena, trate de evitar los alimentos fritos y otros alimentos grasos, además de favorecer el aumento de peso, dificultan la digestión y pueden perturbar su sueño.

Del mismo modo, no es apropiado intercambiar una cena real (con verduras, carbohidratos buenos y proteínas magras) por golosinas como platos congelados o comida rápida. Estos alimentos son bajos en nutrientes esenciales y contienen demasiado sodio y otros aditivos químicos, lo que sobrecarga el cuerpo.

3. Coma demasiados carbohidratos antes de acostarse

Foto: iStock

Los carbohidratos son nuestra fuente de energía, por lo que son más necesarios cuando todavía tenemos todo el día por delante. Por la noche, es mejor optar por una porción más pequeña de este tipo de alimentos, dando preferencia a las versiones integrales para pan, arroz y pasta, e invirtiendo en vegetales y proteínas magras.

4. Ve a la cama con hambre

Foto: iStock

Comer una comida ligera por la noche es muy diferente de saltarse la cena y acostarse con hambre. Al hacerlo, su cuerpo comprenderá que está privado, y puede reducir el gasto de calorías, lo que dificulta su proceso de pérdida de peso.

5. Consumir bebidas alcohólicas o ricas en cafeína

Foto: iStock

El alcohol puede darle sueño, pero su descanso no será tan reparador como si no lo hubiera consumido. La cafeína, por otro lado, es un estimulante que te mantendrá más encendido.

Por lo tanto, es mejor evitar el consumo excesivo de alcohol y reservar café, té negro y cola durante el día.

6. Tener noches de baja calidad para dormir

Foto: iStock

Dormir poco engorda. Cuando nuestro cuerpo no puede descansar lo suficiente, nuestro metabolismo se ralentiza y tenemos más hambre durante el día. Además, la mala calidad del sueño nos hace sentir más mal, por lo que será mucho más difícil hacer algo de actividad física al día siguiente.

Así que asegúrese de dormir las horas adecuadas (generalmente entre 7 y 9 al día) y tenga una rutina para acostarse y para acostarse.

7. Usa el celular en la cama

Foto: iStock

La luz emitida por la pantalla de los dispositivos electrónicos actúa como un estimulante cerebral, haciéndonos más alertas. Por lo tanto, llevar el teléfono a la cama antes de acostarse es un hábito muy dañino, que termina interrumpiendo nuestro sueño y, en consecuencia, dificulta la pérdida de peso.

Además de tomar más tiempo para conciliar el sueño, su sueño será inquieto y menos reparador. Así que trate de limitar los tiempos de uso de sus dispositivos electrónicos y cree un entorno libre de interferencias para que pueda dormir mejor y permitir que los ciclos de su cuerpo funcionen correctamente.

Más que comer menos, elegir buenas cenas, evitar comer en exceso y proporcionar un ambiente tranquilo para dormir son sus mejores recursos para combatir los "villanos nocturnos" de la pérdida de peso.

Entradas relacionadas: