Skip to content

 7 personas que no deberían tener una opinión sobre criar a sus hijos

5 Octubre, 2020
Dicas de Mulher
Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Toda mujer sabe el peso de una suposición cuando se convierte en madre. La avalancha de consejos, sugerencias, diagnósticos y evaluaciones proviene de todas partes, incluso de parientes lejanos y extraños.

Este comportamiento puede ser solo un reflejo de nuestra cultura, que fue concebida en una sociedad donde la sabiduría popular se transmitió de generación en generación, pero incluso si la suposición es prácticamente instintiva, enfrentarla naturalmente puede ser complicado en ciertas situaciones.

La mayoría de las personas tienen buenas intenciones en sus consejos, pero eso no significa que tenga que seguirlos. Saber discernir entre consejos y responder con firmeza y cortesía según cada situación son comportamientos clave para afirmar su postura sin perder la clase e incluso lastimar a alguien cercano o familiar.

7 personas que dan su opinión sobre la crianza de los hijos y cómo tratar con ellos

La intimidad a través de la convivencia genera afecto y el afecto genera atención. Cuando nos gusta alguien, queremos lo mejor para ellos y queremos verlos bien y felices, por lo que a menudo compartimos experiencias e incluso intervenimos en ciertos comportamientos.

1. abuelos

Foto: Reproducción / Giphy

Foto: Reproducción / Giphy

Los abuelos son los principales comentaristas sobre la crianza de los hijos, lo que en cierta medida puede brindar tranquilidad a los padres, pero cuando la interferencia se exagera, puede estresar y hacer que los padres sientan una discapacidad hacia sus hijos.

Otro riesgo es el de romper los lazos familiares simplemente porque no hay acuerdo entre las opiniones. En esos momentos, la mejor manera de ver la situación es señalando que ustedes son los padres y les gustaría probar otra posibilidad, pero volverán a evaluar la propina ofrecida en otro momento.

Con los abuelos, la convivencia tiende a ser más constante y duradera, por lo que es posible que la "lluvia de conjeturas" nunca termine realmente. Evalúa cada suposición como si fuera la única y si confirmas que la propina no es por el momento, solo sonríe, agradece y rechaza el consejo cortésmente. Lazos familiares gracias!

2. Amigos que no tienen hijos.

Foto: Reproducción / Giphy

Foto: Reproducción / Giphy

Quien nunca ha escuchado consejos de personas que ni siquiera han entrado en una casa de maternidad que arroja la primera piedra. Ya sea que se trate de un mejor amigo o una tía considerada que nunca se ha casado, las conjeturas pueden surgir en cualquier etapa de su vida.

Muchas veces estos amigos piensan que saben lo que es mejor para usted y sus hijos solo porque lo conocen. Incluso si existe una relación afectuosa entre ustedes, es importante establecer límites para que el inconveniente no interfiera con la amistad y genere fricciones futuras. Explicar su punto de vista como padre al instruir a la conversación para que comprenda cuánto más se necesita práctica que teoría puede ser suficiente para evitar opiniones no deseadas en el futuro.

3. Compañeros de trabajo

Foto: Reproducción / Giphy

Foto: Reproducción / Giphy

Es normal hablar con compañeros de trabajo sobre una variedad de temas, incluidos la familia y los niños. Y si es normal hablar sobre este tema, seguramente no faltarán conjeturas al respecto. Si bien es perfectamente normal aburrirse con ciertos comentarios de personas con las que solo tenemos una relación profesional, es importante recordar que es posible que solo quiera ser empática y buscar familiaridad.

Sigue el consejo con una sonrisa y di cómo prefieres hacerlo a tu manera. Después de todo, hay miles de detalles sobre su familia que sería imposible que alguien los conozca sin la cordialidad. Manténgase firme en su postura, pero mantenga su trabajo y una buena relación con sus colegas también.

4. Los maestros de tu hijo

Foto: Reproducción / Giphy

Foto: Reproducción / Giphy

No importa en qué grado esté su hijo, ya sea en la guardería o incluso en la escuela secundaria, habrá un maestro listo para adivinar sobre la educación de su hijo. La verdad es que, aunque es recomendable escuchar al tutor de su pequeño y toda su sabiduría pedagógica, su hijo se comportará de manera diferente en el hogar y en la escuela.

Aunque el maestro es responsable de la educación de su hijo mientras está bajo el techo de la escuela, la evaluación que pueda hacer debe limitarse a la escuela, lo que significa que no debe dar una opinión sobre cómo cría a su descendencia, excepto en algunos casos Tenga una conversación franca con el maestro o incluso con la junta escolar si es necesario. La escuela no debe ser responsable de la formación de la personalidad del niño, este deber (y derecho) recae en los padres. Así que tenga cuidado y no tenga miedo de interceptar cualquier opinión no solicitada.

5. Padres de amigos de la escuela.

Foto: Reproducción / Giphy

Foto: Reproducción / Giphy

Recoger niños de la escuela puede ser un ejercicio de paciencia para algunos padres. No, no me refiero a la puerta abarrotada de padres abarrotados como en una subasta de bolsa. Hablo de las situaciones inminentes en las que en cualquier momento una "súper mamá" o un "súper papá" pueden emerger listos para emitir su mejor consejo mágico, a menudo entrometiéndose en la conversación entre ellos. Aunque la cara no expresa las mejores características en esos momentos, respire profundamente. A menudo, la sonrisa y el silencio son la mejor combinación.

6. Familiares

Foto: Reproducción / Giphy

Foto: Reproducción / Giphy

Además de los padres, hay tíos, tías, primos, primos, cuñados, cuñadas, sobrinos, padrinos y una multitud de personas que forman su familia. Todos quieren darle un poco de lo que saben y todos quieren mostrar atención. Pronto todos le darán algunos consejos sobre cómo criar a sus hijos en algún momento de su vida.

Las fiestas de fin de año y otras reuniones familiares pueden ser el momento perfecto para un "ataque de adivinanzas", especialmente si sus hijos son pequeños. Las opiniones sobre la dieta, los hábitos de sueño y las actividades educativas son los defensores de los familiares con los que tiene contacto esporádico.

Al igual que con los abuelos, es importante tener cuidado al elegir palabras para prescindir de los consejos, pero la importancia de mantener su decisión como soberano es la misma. Hable sobre su visión, pero no la extienda. La decisión es suya y no debe demostrar que es discutible. Quién sabe qué es lo mejor para sus hijos son sus padres, y las decisiones de cualquier tipo recaen solo en ellos.

7. gente en la calle

Foto: Reproducción / Giphy

Foto: Reproducción / Giphy

¿Qué hacer cuando estás en la fila del banco, tu hijo llora porque está impaciente, e incluso antes de que puedas calmarlo, la amable dama que está por delante se da vuelta con mil posibles soluciones y diagnósticos? Para muchas madres, esta situación hipotética es lo peor que implica adivinar sobre la crianza de los hijos. Si no conocemos a las personas, tendemos a ser más rudos y menos comprensivos sin temor a lastimarnos. Decir lo que piensas en este momento es casi instantáneo y la respuesta cruzada puede ser inevitable.

Para evitar estos momentos, la táctica de la sonrisa funciona bien. Rechazar consejos con una mirada y respuestas cortas puede evitar que se extiendan las conversaciones no deseadas y "educar a un adulto" sobre otras madres.

Ser padre es complejo y ningún niño viene con un manual de instrucciones. Escuchar la experiencia del otro puede ser importante y valioso, pero todo con límites y en la medida de lo posible.

Criar niños sanos es educarlos con límites y afecto en proporciones exactas. De esta manera estaremos preparando a nuestros pequeños para vivir con el mundo. Afectar los límites (corteses y sinceros) a nuestros familiares y amigos es una forma de abordar adecuadamente esta situación. De esta manera, enseñamos a nuestros hijos de manera ilustrativa y también fortalecemos la jerarquía familiar.