Skip to content

 8 daños del chupete y consejos para posponerlo

19 Julio, 2020
Dicas de Mulher

Foto: iStock

El hábito de pacificar al bebé es común en la mayoría de las familias, especialmente para calmarlo. Ya sea a la hora de acostarse, en momentos de dolor o propensos al estrés, como cuando se toma sangre.

Sin embargo, no es a partir de hoy que causa controversia. Algunos argumentan que todos los daños de los chupetes no justifican su uso. Hay quienes señalan los beneficios en el uso del accesorio.

Sin embargo, además de los pros y los contras, para muchos padres, también está la cuestión de cómo "reemplazar" el chupete en los momentos en que es necesario calmar al bebé. Consulte a continuación las principales aclaraciones sobre el tema.

8 daños por el uso de chupetes

Pero, ¿por qué el uso de chupetes está generalmente contraindicado?

1. Puede dañar la lactancia materna

Nathália Sarkis, pediatra del Hospital Santa Lucía en Brasilia y miembro de pleno derecho de la Sociedad Brasileña de Pediatría, explica que el uso de chupetes está asociado con una menor duración de la lactancia materna. “Esto se debe a que la lengua del bebé se posiciona de manera diferente durante la lactancia en comparación con el chupete. Esto puede causar confusión en los pezones y dificultar la lactancia materna ”, dice.

"Sin embargo, cada caso debe ser evaluado por un equipo multidisciplinario para realizar acciones preventivas con respecto a la exposición a pezones artificiales e intervenciones tempranas de cambios en los primeros días de la lactancia", agrega el pediatra.

2. Aumento de la propensión a las infecciones del oído.

Foto: iStock

Usando chupetes, según Nathália, hay una mayor propensión a las infecciones del oído medio. "El chupete proporciona una migración de microorganismos al oído debido a la falta de estimulación del músculo tensor del paladar membranoso (principalmente responsable de abrir el tubo auditivo e importante para prevenir la otitis media)", explica.

3. Más posibilidades de infecciones generales

El chupete cae al suelo y, a menudo, no se desinfecta adecuadamente … Con todo esto, presenta riesgos para el bebé.

Nathália señala que los chupetes se consideran reservorios potenciales de infección y pueden afectar el sistema inmunitario. El uso de chupetes se asocia, por ejemplo, con una mayor incidencia de diarrea, aftas, candidiasis oral, entre otras afecciones.

4. Puede dañar los dientes de un niño

Foto: iStock

Nathália explica que los chupetes pueden causar cambios anatómicos y funcionales. "Los cambios oclusales más frecuentes son la mordida abierta anterior y la mordida cruzada posterior", dice. Aumenta aún más el riesgo de caries dental.

5. Puede causar dificultades en el habla

El uso excesivo de chupones puede provocar problemas de dentición y del habla, especialmente si el uso continúa más allá de los tres años.

Como el accesorio a menudo permanece en la boca del niño durante mucho tiempo, puede causar cambios estructurales e inhibir la imitación de sonidos, balbuceos y el enunciado de palabras en general.

6. Puede influir en la inteligencia en la edad adulta

Foto: iStock

Un estudio asoció el uso de chupetes con un rendimiento inferior en las pruebas de inteligencia para adultos.

La hipótesis, como comenta Nathália, sería que el niño que usa un chupete solicita menos atención (de los padres / cuidadores). Por esta razón, termina siendo menos estimulado.

7. Puede estimular algunos hábitos negativos.

Nathália comenta que hay evidencia de que el uso prolongado de un chupete puede ser "reemplazado" a lo largo de la vida por hábitos negativos como fumar, comer en exceso u otros trastornos compulsivos.

8. Riesgos del accesorio.

Foto: iStock

Existe la posibilidad de asfixia y estrangulamiento causado por partes del chupete que ocasionalmente se desprenden de él. Además del riesgo de lesiones en la boca o la nariz si el niño se cae con un chupete en la boca.

Aunque los daños de los chupetes se abordan ampliamente en la actualidad, hay pocos niños que nunca hayan usado chupetes en algún momento de su infancia. Esto se debe especialmente a la visión del chupete como algo "terapéutico", relajante, que ha pasado de generación en generación.

Ante tanta controversia, todavía es prácticamente imposible hablar sobre una "edad ideal" para la retirada del chupete. Pero en general, alrededor de la edad de dos o tres años, la mayoría de los niños comienzan a separarse del accesorio … Pero, por supuesto, esto no es una regla.

¿Hay algún beneficio en usar un chupete?

Foto: iStock

Pero un hábito que ha pasado de generación en generación ciertamente tiene alguna ventaja. Consulte a continuación cuáles son los principales beneficios atribuidos al uso de chupetes.

Sensación de bienestar

Nathália señala que el movimiento de succión por el uso de un chupete libera neurotransmisores que causan la sensación de bienestar. "Estos efectos positivos están relacionados con el manejo del dolor en el recién nacido y también con la modulación del comportamiento agitado del bebé", explica.

En este sentido, el uso de chupetes también es beneficioso para reducir el estrés en los bebés durante los procedimientos dolorosos. Úselo cuando necesite recolectar sangre, por ejemplo.

Solución para casos especiales.

Los chupetes también pueden estar indicados en casos especiales, por ejemplo, para estimular la succión en niños con trastornos neurológicos o para anticipar el inicio de la alimentación oral en bebés prematuros.

Protección contra muerte súbita.

Aunque el tema es bastante controvertido, hay estudios que asocian el uso de chupetes con un riesgo reducido de muerte súbita. Una hipótesis sería que el chupete evita que la lengua se "caiga hacia atrás" durante el sueño (lo que provocaría asfixia y podría provocar la muerte).

En contraste, se sabe que la lactancia materna reduce el riesgo de muerte súbita en los bebés en un 50%. Y, dado que el uso de chupetes es responsable de la menor duración de la lactancia materna, su uso también puede verse como un factor agravante para la muerte súbita.

Cómo dejar a un lado el chupete

Foto: iStock

Una gran pregunta entre los padres es: ¿qué puedo usar en lugar de un chupete? Y para los niños que ya usan el accesorio, ¿cómo les dejan sus chupetes?

  • Consulte otros objetos: Nathália sugiere ofrecer, por ejemplo, sonajeros y mordedores.
  • Seguir amamantando: Recuerde que el bebé tiene una necesidad fisiológica de succión. La lactancia materna ya ofrece esto, ayudando a excluir el uso de chupetes.
  • Dar cariño y atención: Trate de averiguar la razón del llanto, hable con el bebé y hágalo "nanar". Estos son elementos muy importantes al calmar al niño.
  • Refiérase a la música: La música tranquila y / o atractiva puede ayudar a calmar o entretener al bebé. Los estudios incluso han demostrado que la música asociada con la lactancia materna tiene efectos calmantes.

En el caso de los niños mayores que ya están acostumbrados a los chupetes, como señala Nathália, lo ideal es que los padres o cuidadores hablen con sus hijos. "Los padres deben hablar con sus hijos sobre su crecimiento y la importancia de dejar caer un chupete", dice.

"Pueden permitir el uso de chupetes en momentos específicos del día, como antes de acostarse o durante episodios de enfermedad", agrega el pediatra.

Entre tanta controversia, ser consciente de los daños de los chupetes es fundamental. Además de comprender las ventajas del accesorio, estar "abierto a nuevas alternativas" y hacer sus preguntas con profesionales de confianza son las mejores pautas.