Skip to content

 Cálculo renal: conozca las causas, los síntomas y los tratamientos

5 Junio, 2020
Dicas de Mulher

Foto: iStock

Los cálculos renales, conocidos popularmente como cálculos renales, pueden causar dolor severo e intervención médica rápida. Las piedras que bloquean el sistema urinario pueden ser extremadamente dolorosas o puede pasar mucho tiempo ileso hasta que ocurra una crisis renal.

La nefróloga Cibele Saad Rodrigues explica que los cálculos renales o la litiasis renal son pequeños "cálculos" compuestos de materia mineral u orgánica que interrumpen el flujo de orina cuando se forman y corren a través del tracto urinario (uréteres, vejiga y uretra).

Además, Cibele señala que el intenso calor del verano, junto con un aumento de la sudoración y la falta de una ingesta adecuada de agua, puede presentar serios riesgos para el cálculo renal.

Tipos de cálculos renales

Foto: iStock

Existen diferentes tipos de cálculos renales, que varían según su formación. Debido a que los riñones actúan como excelentes filtros en nuestro cuerpo, retienen varios elementos como el calcio, el ácido úrico y el oxalato, por ejemplo. Cuando surgen en grandes cantidades y hay poca agua para disolverlos, se cristalizan y se convierten en los cálculos.

Hay cuatro tipos de cálculo: calcio, ácido úrico, estruvita y cistina.

Calcio

Los cálculos de calcio representan aproximadamente el 80% de los cálculos renales.

Ocurren debido a alguna disfunción en el cuerpo, como la absorción excesiva de calcio de los intestinos. Son más comunes en hombres que en mujeres, con mayor frecuencia con pacientes entre 20 y 30 años.

Ácido úrico

Se forman en personas con un alto nivel de ácido úrico. Son más comunes en los hombres y sus causas van desde la dieta hasta factores genéticos.

Estruvita

Es el tipo más raro de cálculo renal y afecta principalmente a las mujeres. Se asocia con bacterias. Proteus mirabillis, que altera el pH de la orina y agrega partículas de magnesio, fosfato y amoníaco. Es el único cálculo que no es doloroso y, por lo tanto, potencialmente peligroso porque, como no se identifica el problema, puede afectar gravemente a los riñones.

Cistina

Es uno de los tipos menos comunes, como resultado de una enfermedad rara cuando hay demasiada cistina, un tipo de aminoácido, en la orina.

Causas

Foto: iStock

Las causas que dan lugar a cálculos renales son las más variadas. Las piedras se forman cuando la orina tiene cantidades mayores de lo normal de ciertas sustancias, como el calcio y el ácido úrico, por ejemplo. Estas sustancias pueden formar pequeños cristales que luego pueden agruparse y formar las piedras.

Sin embargo, algunos factores se consideran riesgosos, ya que contribuyen a la aparición de cálculos renales.

Factores de riesgo

  • Antecedentes familiares: si alguien en su familia tiene o ha tenido cálculos renales, existe una buena probabilidad de que también se desarrolle.
  • Edad: los adultos mayores de 40 años tienen más probabilidades de tener cálculos renales, sin embargo, puede ocurrir a cualquier edad.
  • Género: los hombres son más susceptibles a desarrollar cálculos renales.
  • Dieta: Beber poca agua y dietas altas en proteínas, sal y azúcar también son factores de riesgo.
  • Obesidad: las personas con sobrepeso pueden tener piedras.
  • Enfermedades del tracto digestivo: enfermedades como la inflamación gastrointestinal y la diarrea crónica también pueden conducir a la formación de cálculos.

Síntomas de cálculos renales

Foto: iStock

Los cálculos renales pueden ser extremadamente dolorosos y el síntoma principal es el dolor que puede ocurrir cuando se mueven para abandonar el riñón.

El nefrólogo Cibele explica que, por lo general, los cálculos, cuando se mueven en el tracto urinario, causan dolor severo en los cólicos y pueden ir acompañados de náuseas y vómitos. También puede causar hematuria (sangre en la orina) e infección asociada del tracto urinario. Cuando son pequeños, generalmente se eliminan durante la micción.

Diagnóstico

Foto: iStock

Por lo general, el diagnóstico se realiza en el momento de una crisis de dolor por el médico de la sala de emergencias que tratará con hidratación y analgésicos inyectables sintomáticos y alivio del dolor y náuseas y vómitos. "En este servicio es importante verificar la orina y solicitar una ecografía del tracto renal y urinario para garantizar que no haya obstrucción del tracto urinario, lo que, si está presente, indica la necesidad de intervención del urólogo, especialmente si el cálculo tiene más 1 cm ”, explica Cibele.

Lo correcto es que cada paciente con cálculo debe ser investigado por posibles causas metabólicas, que deben ser realizadas por un nefrólogo o urólogo después de que la crisis aguda haya cesado. Se requieren varias pruebas de sangre y orina para el diagnóstico, prevención, tratamiento y seguimiento del paciente.

Tratamientos para cálculos renales

El tipo de tratamiento dependerá del tamaño y la ubicación de los cálculos y también de los síntomas presentados.

  • Piedras pequeñas: Cuando los cálculos son pequeños y no hay muchos síntomas, generalmente es aconsejable beber mucha agua para expulsarlos en la orina y los analgésicos si es necesario.
  • Piedras grandes: Si los cálculos son grandes, no se pueden expulsar de forma natural y se requieren procedimientos invasivos. Se puede realizar una cirugía para eliminar los cálculos, una ureteroscopia, que es la inserción de un tubo en la uretra para eliminar los cálculos, o un tratamiento de choque para romper los cálculos y facilitar la excreción.
  • Prevención

    Foto: iStock

    La mejor manera de prevenir los cálculos renales es a través de una dieta sana y equilibrada.

    Cybele señala que el tratamiento y la prevención incluyen para todos una dieta baja en sal y proteína animal; ingesta adecuada de líquidos para orinar alrededor de dos litros al día; actividad física regular y combatir la obesidad. De los exámenes, para cada diagnóstico se prescribirá una dieta y medicamentos apropiados. "No se recomienda la automedicación, ni hay una" receta de pastel "que se adapte a todos sin distinción porque, para cada trastorno metabólico, la dieta y el tratamiento son muy diferentes", concluye.