Skip to content

 Cómo superar una traición: 8 pasos para liberarse y seguir adelante

4 Octubre, 2021
Dicas de Mulher
Foto: Thinkstock

Foto: Thinkstock

El fantasma de la traición siempre está presente. Cada persona tiene su propio grado de preocupación en lo que respecta a la fidelidad, algunos temen más al convertirlo en un pensamiento diario, otros pueden abstraer o coexistir con el tema de manera más silenciosa. En cualquier caso, el momento en que este fantasma aparece realmente en la vida es siempre difícil y aterrador.

Si ha experimentado o está experimentando este problema, ha sentido en su piel todas las inseguridades y heridas que puede causar una traición. No importa cuán segura de sí misma y emocionalmente equilibrada sea una persona, nunca es fácil lidiar con tal situación. Puede ser una mezcla de baja autoestima, con posesividad, miedo, todo junto.

Tratar con este momento nunca será fácil. Ya sea que perdone o no, dependiendo de las circunstancias, las heridas que quedan son profundas y lentas para sanar o nunca se cierran permanentemente.

Lo importante comienza con la calma y la racionalización de sus sentimientos, realmente tratando de entender lo que sucedió, meditando en el sentimiento de propiedad de las relaciones y midiendo las razones.

Cuando una mujer es traicionada, lo primero que me viene a la mente es: ¿Dónde fallé? ¿Por qué me pasó esto? ¿Ya no me ama? De hecho, las razones de una traición son muy variables, dice Patricia Camargo, entrenadora afectiva y psicoanalista. Ella señala tres situaciones principales que conducen a la traición:

  • Hombres que hacen trampa compulsivamente. “Por el placer de hacer trampa, para disfrutar de estar en peligro y tomar riesgos, estos hombres no tienen compromiso con la relación. Realmente no saben lo que quieren y no valoran lo que tienen. En este caso, no importa si su pareja es la mejor del mundo: la engañarán independientemente de su comportamiento y cuánto se dedica a la relación ".
  • Hombres que no están contentos en la relación. “Estos finalmente traicionan. En un momento de crisis de relación, buscan consuelo en otra mujer, buscando revivir el placer que tenían antes de que la relación entrara en crisis y se agotara ”.
  • Hombres que valoran la condición de estar casados ​​y tener una familia, pero ya no creen en la relación. “Mantienen el matrimonio porque tienen ingresos, ya sean sociales o familiares, debido a sus hijos. No piensan en separarse, pero el matrimonio, la complicidad y el afecto se han perdido hace mucho tiempo … ", analiza Patrícia Camargo.

Vivimos con diferentes tipos de relaciones y personas. Cada caso es único y es fundamental comprender racionalmente en qué tipo de situación se encuentra para analizar por qué ocurrió esta traición y cómo avanzar de la mejor manera posible.

Independientemente de si decides o no terminar tu relación y tu actitud ante esta crisis, algunas actitudes pueden ayudarte a superarlo mejor estimulando tu autoestima y ayudándote a salir del círculo vicioso de malos pensamientos que tal situación puede generar.

8 pasos esenciales para superar la traición

Foto: Thinkstock

Foto: Thinkstock

1. Racionalizar

Comprende lo que realmente estás sintiendo. ¿Tienes miedo de perderlo? ¿Con rabia? Con la autoestima sacudida? ¿Te sientes culpable? Primero responda estas preguntas para que pueda entender lo que está pasando y así poder resolverlas de la manera más saludable posible. Trate no solo de buscar culpables y fracasos, sino de comprender la situación en la que se encuentra y cómo resolverla.

2. No te culpes

Comprenda si puede haber cooperado de alguna manera. Será importante superarlo, pero nunca te culpes por la infidelidad de los demás. Es su papel darse cuenta de que estaba equivocado y tratar de resolver el problema. Incluso puede suceder que intente culparte por este error. Por más que parezca tener sentido, nunca se te culpará por tal error.

3. Mantente cerca de tus amigos

No te aísles en tu tristeza. Incluso si es difícil, trate de rodearse de amigos o familiares el mayor tiempo posible. Esfuércese por tener personas que lo amen a su lado y esto evitará sentimientos como la autocompasión, la depresión y los malos pensamientos constantes.

4. Escape de la posesividad

Las relaciones amorosas generalmente terminan confundiendo mucho con el sentimiento de propiedad. Gradualmente, se olvida que dos personas siempre serán diferentes, tendrán diferentes historias y expectativas, y la posibilidad de no pertenecer el uno al otro puede ser problemática. No importa cuánto tiempo permanezcan juntas dos personas, cada una tiene una vida propia que nunca podrá ser propiedad de nadie y se moverá de una forma u otra.

5. Invierte tu tiempo en ti

Mantén la cabeza fría y concéntrate en las actividades que te agraden, y especialmente aquellas que sabes cómo realizar bien. Puede ser una tarea muy difícil hacer que el estado de ánimo se mueva. Haz algo que te interese y que sabes que funcionará. La victoria en esta tarea estimulará su libertad y autosuficiencia.

“Hacer lo que te gusta, hacer lo que te propones hacer, es una forma más de fortalecernos en tiempos difíciles. De esta manera, llenamos nuestras cabezas con nuevas actividades placenteras y no nos preocupamos por el dolor y revivimos nuestros errores ”, agrega Patricia.

6. Habla abiertamente, sin pasiones.

Es importante que te detengas y hables sin pelear y expongas lo que sientes, tus heridas y tus objetivos para el futuro. Estar solo especulando sobre motivos y situaciones te convertirá en un paranoico y probablemente terminará creyéndote en las creaciones de tu mente. Habla de una vez por todas para que, mirándote a los ojos, puedas decidir un curso para esta relación.

7. Precaución con el consejo de amigos.

Cada uno tiene sus propias historias y traumas y su forma de lidiar con las traiciones. Es importante hablar con amigos para obtener apoyo y orientación en un momento en que la cabeza no funciona muy bien. Pero este consejo debe medirse cuidadosamente para que no termines siendo influenciado de una manera que pueda ser negativa.

8. Superar

Si decides quedarte con él, tienes que superarlo. No te hará ningún bien, o incluso puede empeorar el dolor de esta relación, siempre recordando, acusando o usando el tema para chantajear. Incluso si la relación no continúa, lo mejor es perdonar. Todos cometen errores y mantener este mal solo te afectará.

Por mucho que duela, debes ser capaz de seguir adelante, dejando caer lentamente tus heridas en el camino. No abrumes tu tristeza, permítete llorar, enojarte, desanimarte. Simplemente no dejes que este estado mental dure demasiado tiempo. La vida sigue y sigue, y lo mejor de todo es que siempre puedes comenzar de nuevo.