Skip to content

 Parálisis del sueño: conozca este trastorno angustiante

12 Agosto, 2020
Dicas de Mulher

Foto: iStock

Imagínese: una noche se despierta y no puede mover su cuerpo, sus músculos están rígidos y no importa cuánto intente levantarse, no tiene control sobre sus movimientos. Más allá de la desesperación, comienzas a alucinar y sigues totalmente paralizado. Aterrador, ¿no es así?

Inicialmente asociado con la presencia de seres malignos, la ciencia actualmente busca explicar este trastorno, conocido como parálisis del sueño. Descubra cuál es este problema, cómo ocurre, qué síntomas, tratamientos e historias escalofriantes de personas que lo han pasado.

¿Qué es la parálisis del sueño?

Foto: iStock

La parálisis del sueño es un trastorno que generalmente ocurre poco después de despertarse o quedarse dormido, en lo que los médicos llaman REM (movimiento ocular rápidoo movimiento rápido de los ojos), en el que ocurren los sueños más reales. En esta etapa, los ojos se mueven rápidamente y la actividad cerebral es similar a cuando el cuerpo está despierto.

Durante el sueño, el cerebro relaja los músculos del cuerpo y los mantiene inmóviles para conservar energía. La parálisis se caracteriza por la interrupción de la comunicación entre el cerebro y el cuerpo, lo que impide la reacción instantánea del organismo.

Aunque el individuo afectado no puede moverse, puede escuchar normalmente e incluso, en algunos casos, emitir sonidos. La dificultad para moverse puede ir acompañada de alucinaciones visuales, sensoriales o auditivas.

La psicóloga Fernanda Alban enfatiza la importancia de saber cuáles son los síntomas de este trastorno del sueño para que podamos reconocerlo y luego buscar la ayuda que necesitamos.

Síntomas y signos

Foto: iStock

Es un evento notable que puede durar de uno a dos minutos, según el caso. Los síntomas pueden variar ampliamente entre los individuos, y Fernanda señala que este trastorno es fácil de identificar.

  • Alucinaciones visuales: sensación de presencia de algún ser, objeto o luz. Las alucinaciones generan una intensa sensación de ansiedad, dice Fernanda, e incluso pueden causar insomnio después del episodio.
  • Alucinaciones sonoras: Puede ser cualquier tipo de ruido, como el sonido de pasos o portazos, vibraciones y susurros.
  • Alucinaciones cinestésicas: En algunos casos, el individuo afectado puede sentir la sensación de caerse o flotar.
  • Dificultades respiratorias: Junto con una sensación de presión en el pecho y asfixia, el individuo experimenta dificultad para respirar. Estos síntomas causan gran angustia y pánico.
  • Para estar conscientemente despierto: Es posible que la persona recuerde los detalles del evento de parálisis del sueño, pero no puede distinguir entre lo que fue real y lo que fue sueño.

Fernanda explica que el cuerpo no está completamente paralizado durante el episodio: los músculos oculares y respiratorios permanecen activos y, por lo tanto, causan estos síntomas y signos.

¿Qué causa la parálisis del sueño?

Foto: iStock

Según el psicólogo, la mayoría de las personas que sufren de parálisis del sueño están relacionadas con un intenso cansancio físico y emocional, así como con otros factores:

  • Pocas horas de sueño;
  • Nutrición inadecuada;
  • Inactividad física;
  • Falta de rutina de sueño;
  • Demasiadas drogas o sustancias alucinógenas;
  • Tener alguna condición mental frágil;
  • Ansiedad

Por supuesto, en algunos casos específicos, la persona puede no tener estas condiciones y aún puede ocurrir parálisis. El consejo de Fernanda es tratar de mantener una vida equilibrada y reducir los factores que causan estrés.

¿Qué hacer si tiene parálisis del sueño?

Foto: iStock

Es común que la desesperación se haga cargo. Pero tranquilícese: algunas iniciativas pueden ayudar cuando ocurre el episodio y minimizar los efectos negativos.

  • Comprende que eres un pasajero: El primer punto que no debe angustiarse es darse cuenta de que no es peligroso ni mortal. El miedo es común, pero es importante tener una mente que no tendrá consecuencias físicas.
  • Intenta mover el cuerpo: Incluso si está completamente paralizado, puede mover algunas extremidades, como los dedos de los pies, las manos, la lengua y, en algunos casos, los ojos. Si no puedes, prueba el siguiente consejo.
  • Imagina que te estás moviendo: No te quedes con la idea de que tu cuerpo está paralizado. Imaginar que te estás moviendo puede inducir que tus estímulos vuelvan a la normalidad.
  • Controla la respiración: A medida que aumenta el nivel de ansiedad, es normal tener una respiración descontrolada. Concéntrese en su respiración e intente estabilizarla manteniendo un ritmo lento y profundo.

La respiración es el secreto principal, dice Fernanda. Cuando aprendemos a controlarlo, vivimos con menos ansiedad y más equilibrio. Indica que si una persona tiene dificultades para regular su respiración, puede entrenar, fuera de la parálisis, para inhalar lenta y profundamente dejando salir el aire por la boca.

¿Cuándo se produce la parálisis del sueño?

Foto: iStock

Cuando dormimos, nuestro cerebro activa un mecanismo de defensa, evitando que se mueva. Este mecanismo funciona en el período anterior o posterior a la entrada o salida del cuerpo del estado de sueño. Por lo tanto, la parálisis puede ocurrir en dos momentos: al comienzo del sueño o al despertar.

Inicio del sueño: Por lo general, ocurre justo antes de que el cuerpo se duerma completamente y tenemos una relajación muscular máxima, lo que hace que el cuerpo pierda su movilidad. En esta etapa, comienzan las actividades cerebrales que producen sueños y, por lo tanto, pueden confundirse con visiones.

Al despertar: Cuando tratamos de despertar, salimos de la fase de sueño REM, donde nuestros músculos están inmóviles y nuestro cuerpo relajado. Este período también es favorable para la parálisis del sueño, ya que estamos tratando de recuperar nuestra conciencia, pero el cuerpo aún no se ha despertado.

Según el psicólogo, las personas propensas a tener este trastorno del sueño deben organizarse para dormir mejor, evitando momentos estresantes o malos pensamientos antes de acostarse.

Tratamientos

Foto: iStock

Los tratamientos pueden comenzar con el comportamiento, incluso buscando la intervención profesional con medicamentos o terapias. Fernanda indica que un seguimiento completo con más de un profesional puede ser más efectivo, ya que investigarán todos los factores.

Una de las principales recomendaciones es que la persona tenga la cantidad ideal de sueño, que para los adultos corresponde a 7 a 8 horas diarias. La alimentación saludable y el ejercicio también pueden ayudar mucho, dice Fernanda. Las personas que ya sufren de depresión y ansiedad deben buscar consejo médico si es necesario.

También existe la opción de tratamientos naturales y alternativos como la hipnosis. Por desalentador que parezca, la parálisis del sueño puede tratarse de manera simple, y los pequeños cambios en los hábitos pueden marcar la diferencia.

Informes

Foto: iStock

Según la revista de investigación FAPESP, aproximadamente el 8% de la población sufre parálisis del sueño, que es principalmente pacientes y estudiantes psiquiátricos. Invitamos a tres personas que tienen o han sufrido este trastorno del sueño a compartir sus experiencias.

  • Marcelino Roberto de Oliveira, 34, funcionario de licencia: No recuerdo cuándo comenzó, no tienen un período específico. A veces suceden uno al lado del otro, a veces pasan meses sin suceder. Solía ​​pensar que era solo un mal sueño, nada más. Buscando, descubrí el mundo de PS. Mi parálisis sigue un patrón, un horario. Por lo general, en las primeras horas de la mañana, después de las 3 am, estoy acostado y aparece una imagen de un demonio en el dormitorio, de pie junto a la cama, muy cerca de mi cuerpo. Finjo que estoy durmiendo para tratar de engañarlo y ver si se va, como no quiere, trato de moverme para despertarlo y asustarlo. Intento moverme de todos modos, pero mi cuerpo está inerte, parece atorado en la cama, después de unos minutos tratando de volver a la normalidad, digamos despierto. Al principio me desperté con miedo, pero una vez que comencé a investigar este mundo de parálisis del sueño, ya no me importa.
  • Rayza Menezes, 28 años, estudiante: Mi primer PD que recuerdo fue en la infancia. Lo encontré normal, hasta el día de compartir con colegas y descubrir que no todas las personas pasaron por eso. Desde la primera experiencia, he pasado por innumerables parálisis. Por lo general, cuando estoy cansado, pero me cuesta dormir, es cuando aparece la EP. Sucede de repente, no siento mi cuerpo, solo siento control en mi respiración y mis ojos. Nunca he visto nada definitivo, pero veo sombras de gente encapuchada y escucho muchas voces. Voces conocidas y desconocidas, e incluso otros idiomas que no conozco. Lo escuché como si estuvieran en una estación de tren, o más comúnmente, hablando en restaurantes. Incluso escucho el ruido de los cubiertos en los platos claramente. Antes de entrar en pánico, la sensación de no poder mover ninguna parte del cuerpo es horrible y desesperada. Pero con el tiempo, me acostumbré, volviéndome tranquilo y sabiendo que era fugaz. Fue entonces cuando tuve nuevas e inesperadas experiencias: dejar el cuerpo.
  • Laura Sousa Batista, 33 años, ama de casa: PS me sucedió cuando tenía siete meses de embarazo de mi hijo menor. Estaba acostado y me quedé dormido. En un momento, estaba de espaldas, miré la puerta de mi habitación y vi una sombra negra con una silueta femenina que se me acercó. Puso una mano en mi cuello y la otra en mi vientre, y luego comenzó a apretar tanto mi vientre como mi cuello. En ese momento estaba aterrorizado! Estaba preocupado por el bebé y también porque me faltaba el aliento. Quería gritar, pero no podía, quería moverme, pero era inútil. Solo podía mover mis ojos. Entonces, pensándolo, recuerdo que comencé a decir una oración, y me liberó. Estaba muy asustada y con dolor en el vientre, ¡verdadero dolor! Me apresuré a la habitación de mi hijo mayor en pánico y llorando, él me calmó y ya no quería dormir esa noche. ¡Fue una experiencia horrible, muy realista! Lo que no entiendo y me pareció intrigante fue que sentí el dolor donde la "cosa" se había endurecido. ¡Daba miedo!

Estos testimonios nos ayudan a comprender cuán complejo es este trastorno y cómo puede ser diferente para cada persona. Si te ha sucedido algo similar, no te desesperes. Busque la ayuda que necesita y póngase en contacto con otras personas que ya la han experimentado. Contar sus experiencias y desahogarse también puede ayudar a controlar el miedo, dice Fernanda. Y recuerda: ¡respira profundo!