Sal de hierbas: menos sodio, más salud y sabor para tus platos

Foto: iStock

Aunque juega un papel importante en la preparación de la mayoría de los platos, ya se sabe que la sal, cuando se consume en exceso, causa graves daños a la salud. Se asocia con hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y renales y distensión abdominal en general. En este sentido, la llamada "sal de hierbas" surge como una alternativa beneficiosa para la salud y ha ganado más y más adherentes.

Esta no es una receta única, sino la técnica de mezclar un poco de sal con hierbas, reemplazando el consumo de sal pura con esta mezcla más saludable al sazonar los alimentos más variados.

Para la profesora Paula Daiany Gonçalves Macedo, especialista en Nutrición Clínica en el Colegio Santa Marcelina (FASM), la sal de hierbas es una forma de reducir la sal en la preparación de alimentos mientras se mantiene el sabor en las preparaciones. "Es una mezcla simple que acumula los efectos beneficiosos de las plantas, que pueden variar según las preferencias de cada persona", dice.

3 beneficios esenciales para la salud de la sal de hierbas

Foto: iStock

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir solo 5 g de cloruro de sodio (sal de mesa) por día. "Sin embargo, el brasileño, debido al consumo excesivo de alimentos procesados ​​y ultraprocesados, consume, en promedio, más del doble de lo permitido, aproximadamente 12 g", dice Paula.

En este contexto, es más fácil entender cuáles son los principales beneficios del consumo de sal a base de hierbas, según el experto:

  1. Menos sodio El uso de sal a base de hierbas conduce a un consumo reducido de cloruro de sodio (sal de mesa), que a su vez se asocia con enfermedades e hinchazón. Este es, por cierto, su mayor indicación.
  2. Más sabor a los platos: La sal de hierbas mejora el sabor natural de los alimentos y también permite numerosas combinaciones de hierbas, dando un toque especial a los platos más variados.
  3. Más salud: La sal de hierbas también proporciona beneficios de los ingredientes utilizados en la mezcla, por ejemplo, con propiedades antioxidantes y calmantes.

4 hierbas poderosas para agregar en sal

Paula cita a continuación ejemplos de hierbas que se pueden poner en sal de hierbas y sus respectivos beneficios:

  1. Romero: Hierba antioxidante y curativa. Rico en vitaminas B, vitamina A y C, hierro, calcio, entre otros.
  2. Albahaca antiinflamatorio y calmante. Rico en vitamina K, calcio, magnesio y hierro.
  3. Orégano: antifungicida y antiinflamatorio, antibacteriano. Rico en vitamina A, C, K y complejo B, así como calcio, hierro y potasio.
  4. Perejil antiinflamatorio, digestivo, diurético. Rico en hierro y vitamina C.

"A pesar de los beneficios presentados, se recomienda usar estas hierbas también durante la preparación de alimentos, y no solo vinculadas a la sal", dice el experto.

Saludables recetas de sal de hierbas

Cuando se trata de preparar sal a base de hierbas, lo que cuenta son las preferencias de cada persona. A continuación, Paula cita dos ejemplos de preparación:

Sal gruesa con romero

Ingredientes

  • 1 taza de sal gruesa
  • 1 taza de orégano
  • 1 taza de romero
  • 1 taza de estragón

Modo de preparo: Lave bien las hierbas y séquelas con un paño limpio. Luego póngalos junto con la sal en una licuadora o procesador de alimentos y muela todo. Guarde la mezcla en un recipiente sellado en un lugar fresco y seco.

Sal marina con hierbas variadas

Ingredientes

  • 10 g de romero
  • 25 g de albahaca
  • 15 g de orégano
  • 10 g de perejil
  • 100 g de sal marina

Modo de preparo: batir los ingredientes en una licuadora. Almacenar en un frasco de vidrio bien cerrado. Usar en lugar de sal común.

Otras 11 recetas de sal a base de hierbas que te convencerán:

Foto: iStock

1. Sal de hierbas aromáticas: sin preparación secreta, solo necesita sal gruesa, romero, tomillo, albahaca, orégano y nuez moscada. Si lo prefiere, puede hacer esta receta con sal fina, sal marina o sal ligera.

2. Sal de hierbas con cebolla: una forma de dar sabor a los alimentos mientras se reduce la ingesta de sal. Solo necesitará sal marina, albahaca, orégano, romero, tomillo y cebollas deshidratadas.

3. Sal de hierbas frescas: práctica y saludable … ¡En unos 15 minutos tu sal de hierbas estará lista! Se puede colocar en un frasco de vidrio bien cerrado y refrigerar hasta por tres semanas.

4. Sal de hierbas con nuez moscada: muy simple de preparar, esta sal de hierbas es una excelente opción para sazonar ensaladas, verduras y parrillas. Intente hacer, por ejemplo, un filete de pollo con un poco de limón y más sal. ¡Otro consejo es usarlo junto con aceite de oliva para sazonar las hojas!

5. Sal de hierbas baja en sodio: para hacer esta mezcla, busque una sal de buena calidad con un contenido de sodio más bajo, como la sal marina o la sal rosa. Además de esto, usará romero deshidratado, albahaca deshidratada, orégano deshidratado y perejil deshidratado.

6. Sal de hierbas con limón: puede usar esta receta para sazonar lo que quiera, como pollo, pescado y mariscos, verduras, ensaladas, sándwiches, etc. Se puede usar como especia antes de cocinar o también puede servir como sal de mesa y para terminar alguna preparación.

7. Sal de hierbas con ajo y perejil: una receta bien pagada es una excelente opción para sazonar carne (blanca o roja), asar o asar a la parrilla. Solo necesitará sal gruesa, especias y hierbas de su elección.

8. Sal de hierbas con pimentón: Gran receta para sazonar varios tipos de carne (pollo, ternera, pescado) e incluso mariscos. También puede agregar un toque especial al arroz, verduras, huevo frito o tortilla.

9. Sal de hierbas con un toque de aceite de oliva: ideal para condimentar carnes a la parrilla, reduciendo así el consumo de sal gruesa. Para hacer esto, solo necesitará sal gruesa, perejil, cebollín, orégano, albahaca y aceite de oliva.

10. Sal de hierbas de hierba de limón: con pocos ingredientes, esta sal proporciona beneficios para la salud increíbles mediante el uso de albahaca, que contiene vitaminas y minerales como el calcio, fósforo y hierro, del orégano, que está lleno de minerales esenciales. para el cuerpo y la ralladura de limón, que tiene de 5 a 10 veces más nutrientes que el jugo de limón.

11. Sal de hierbas de sésamo: La base de esta receta es el sésamo blanco, que es rico en calcio. Además de esto, básicamente usarás romero, orégano, laurel y un poco de sal. ¡Pero también puede agregar otras hierbas que desee!

Contraindicaciones y advertencias sobre el consumo.

A pesar de tener sus beneficios, la sal de hierbas no debe consumirse en exceso. "Se recomienda consumir una cantidad moderada para sazonar la comida, sin exceder los 5 g diarios, incluso si la sal se mezcla con las hierbas", dice Paula.

Según el experto, al igual que la sal tradicional, la sal de hierbas debe restringirse para las personas hipertensas, que tienen enfermedades cardiovasculares y pacientes renales.

¿Quiere darle más sabor a sus platos y, además, reducir su consumo de sodio? ¡Apuesta por la sal de hierbas usando los ingredientes que más te gusten y siempre puedes variar la receta (para no enfermarte)!

Entradas relacionadas: