Skip to content

Cómo comportarse al visitar a los recién nacidos y a sus padres.

6 Julio, 2021
Cómo comportarse al visitar a los recién nacidos y a sus padres.

El nuevo miembro de la familia o el grupo de amigos ha llegado y no puedes esperar a mirarlo a la cara. La ansiedad por visita al recién llegado Es tanto que horas después del parto ya estás en el hospital esperando a ver cómo es el bebé, para darle el primer regalo y asegurarte de que los padres estén bien. Sin embargo, es necesario tener cuidado al visitar a la familia del recién nacido en los primeros momentos de vida. Vea algunas sugerencias sobre cómo comportarse con el visitar al bebe y tus padres.

Habla con la familia del bebé con anticipación.

Antes de salir de casa para visitar a la familia del recién nacido, habla con los padres del bebé por teléfono para saber si prefieren recibir visitas en la maternidad o en casa y cuál es el mejor momento. En cualquier caso, no llegue de repente y trate de ser breve, especialmente si la madre tuvo que someterse a una cesárea. Recuerde que este es un momento delicado, así que no se exceda y haga una visita de no más de media hora.

Lavar las manos

No olvide lavarse bien las manos y los brazos antes de acercarse a la madre y al bebé. De esta forma se reduce el riesgo de contaminación por virus o bacterias. Además, nunca vayas a visitar a un recién nacido si tiene gripe o un resfriado o cualquier otro tipo de enfermedad, ya que el bebé es más frágil y puede enfermarse más fácilmente.

evitar tomar fotografías

Los recién nacidos siguen siendo muy sensibles a cualquier estímulo del entorno, sus ojos aún no están preparados para recibir este tipo de luz y el flash de las cámaras puede asustarlos. Entonces, deje que la sección de fotos comience después de que el bebé tenga un mes.

la organización es fundamental

Recuerda que la familia del niño está atravesando momentos de adaptación y la situación se vuelve aún más delicada si se trata del primer hijo. Por tanto, recibir muchas visitas al mismo tiempo puede ser un problema. La inquietud puede asustar al bebé y los padres pueden sentirse incómodos al tener que prestar atención a todos. Además, muchas personas juntas favorecen la propagación de enfermedades. Por lo tanto, intente combinar con otros familiares y amigos que también tengan la intención de visitar al recién llegado.

Evita las flores y recuerda que el bebé no es tuyo

Para muchas personas llevar flores a una visita es una muestra de cariño y admiración, sin embargo, debes tener cuidado con este tipo de obsequios. En la mayoría de los hospitales no está permitido llevar flores a las habitaciones. En las visitas domiciliarias, la flor puede ser un problema, ya que será una cosa más por la que la familia debería preocuparse, así que evítela. También vale la pena recordar que el bebé no es tuyo, así que evita cargarlo. ¿Imagínese si en todas las visitas se decide recoger al recién nacido? Esto puede hacer que se sienta muy incómodo y agitado, por lo que es mejor esperar. Tendrá mucho tiempo por delante.