Skip to content

 Hiperemesis gravídica: cuando las náuseas son excesivas en el embarazo

16 Junio, 2021
Dicas de Mulher

Foto: iStock

Las náuseas y los vómitos son posiblemente los síntomas más comunes asociados con el embarazo. ¿Pero qué pasa cuando se vuelven excesivos?

Este es exactamente el significado de la hiperémesis gravídica. “Hiper significa mucho y emesis significa vómito. La hiperemesis, por lo tanto, es un problema que afecta a las mujeres embarazadas en el primer trimestre del embarazo y que traduce la presencia de náuseas y vómitos de manera incontrolable ”, explica Luiz Fernando Leite, obstetra del Hospital y Maternidad de Santa Joana.

Élvio Floresti, ginecólogo y obstetra graduado de la Escuela Paulista de Medicina, con el título de especialista en Ginecología y Obstetricia por Febrasgo (Federación Brasileña de Asociaciones de Ginecología y Obstetricia) y especialista en colposcopia, comenta que, entre las modificaciones iniciales de un embarazo, el El sistema gastrointestinal es el más afectado. “La emesis, es decir, los vómitos y las náuseas son comunes y frecuentes en casi todas las mujeres embarazadas. Llamamos a la hiperemesis del embarazo una acentuación de esta condición, donde los antojos y los vómitos son muy intensos, causando síntomas como debilidad severa, hipotensión, hipoglucemia e incluso requieren intervenciones hospitalarias ”, agrega.

Pero, ¿cómo diferenciar la hiperemesis de las náuseas y los vómitos considerados comunes en el embarazo? A continuación, aclara esta y otras dudas sobre el tema.

Después de todo, ¿cómo identificar la hiperemesis del embarazo?

Foto: iStock

Floresti explica que la emesis o incluso la hiperemesis comienza a partir de la sexta semana de gestación y generalmente desaparece alrededor de la semana 12. "Por supuesto, hay mujeres embarazadas en las que los síntomas persisten durante casi todo el embarazo, pero esto varía tanto en duración como en intensidad", dice.

Los síntomas de hiperemesis, según Floresti, pueden incluir:

  • Vómitos intensos, no mejora con el tratamiento convencional.
  • Malestar intenso
  • Anemia
  • Hipoglucemia
  • Deshidratación

Según Leite, cuando la emesis culmina en más de tres episodios de vómitos en un día, se conoce como hiperemesis gravídica y esto puede causar daño a la mujer embarazada.

Para diferenciar la hiperemesis de la "enfermedad normal", según Élvio Floresti, es necesario realizar un análisis del estado clínico del paciente. "Si, además del informe de malestar grave, las pruebas de laboratorio indican factores como la anemia, la hipoglucemia, la deshidratación, por ejemplo, pueden considerarse hiperemesis", dice.

La leche agrega que los riesgos de hiperemesis del embarazo son: llevar a la mujer embarazada a deshidratación, pérdida de apetito e incluso pérdida de peso.

Principales causas y factores de riesgo.

Foto: iStock

Floresti explica que las hormonas gestacionales, como las gonadotropinas coriónicas humanas (HCG) y la progesterona, son las principales causas de hiperemesis. "La mayoría de las veces no descubrimos los factores de riesgo en los primíparos, pero las personas con trastornos gástricos más tensos y obesos tienen más probabilidades de tener hiperemesis", dice.

Aún según el ginecólogo y el obstetra, otros factores que pueden estar relacionados con esta afección son:

  • Embarazo gemelar;
  • Madre o hermana con antecedentes de hiperemesis;
  • Hiperemesis en el embarazo anterior;
  • Sufre de migrañas o se siente enfermo mientras viaja en automóvil, avión o bote;
  • Tiene una enfermedad hepática preexistente o problemas de tiroides, entre otros.

Vale la pena enfatizar que esta condición debe ser diagnosticada y seguida por el médico de confianza de la mujer embarazada.

¿Cómo lidiar con la hiperémesis gravídica?

Foto: iStock

Como medidas principales para que la mujer embarazada lidie con esta afección lo mejor posible, Élvio Floresti destaca:

  • Un buen seguimiento médico y una información adecuada son esenciales, porque la mujer embarazada puede estar muy débil y preocupada por su propia salud y la salud del bebé, ante la hiperemesis.
  • La recomendación es mantener una dieta ligera, pero a intervalos pequeños y regulares, comer una pequeña cantidad de alimentos, porque el ayuno irrita más la mucosa gástrica, empeorando la hiperemesis.
  • El tratamiento farmacológico debe ser continuo, incluso a medida que mejoran los síntomas.
  • Cuando el vómito es muy intenso, no se usa medicación oral, porque la píldora ni siquiera tiene efecto y, cuando llega al estómago, termina siendo expulsada con vómitos. Ideal en este caso son las opciones sublinguales, inyectables o supositorios.
  • El apoyo psicológico también es importante: contar con la compañía de alguien de su confianza, como su madre o esposo, y quedarse en casa son medidas que pueden reducir la inseguridad de las mujeres embarazadas.

Luiz Fernando Leite agrega: “Antes de comer, la mujer embarazada puede intentar beber un poco de agua helada con limón. Otra precaución es masticar un poco de jengibre y evitar alimentos muy calientes y sazonados. Los alimentos más secos, como las tostadas y las galletas saladas, son bienvenidos en la dieta. El consejo más importante es "no fuerce nada", ya que esto empeorará los síntomas ", dice.

Tratamientos para la hiperemesis

Foto: iStock

Floresti señala que el tratamiento de la emesis o la hiperemesis es el mismo: generalmente basado en antieméticos sublinguales, supositorios e inyectables. "En casos de hiperemesis, a veces es necesaria la hidratación intravenosa en el entorno hospitalario, descartando la aparición de trastornos hidroelectrolíticos, causados ​​por deshidratación y malestar", dice.

"En los casos en que la condición psicosomática es muy intensa, diagnosticada con depresión o ansiedad, es necesario asociar el uso de antidepresivos leves con el tratamiento", agrega Floresti.

La leche refuerza que el tratamiento para mejorar la hiperemesis suele ser una mezcla de hidratación intravenosa con medicamentos antieméticos. "A menudo, también está indicado hacer un sedante para que el paciente permanezca en reposo absoluto", agrega.

Hiperémesis gravídica: ¿qué pasa con el bebé en riesgo?

Foto: iStock

"El bebé no se ve afectado en absoluto, porque su nutrición está directamente relacionada con el flujo sanguíneo materno a través de la placenta", concluye el ginecólogo y obstetra Élvio Floresti.

Vale la pena destacar que las náuseas y los vómitos al comienzo del embarazo son reacciones fisiológicas normales. Se debe tener especial cuidado cuando la intensidad y la frecuencia de estos síntomas son mayores, caracterizando así la hiperemesis del embarazo, que debe ser seguida y tratada por el ginecólogo y un obstetra de confianza.