Skip to content

34 recetas de salsa de tomate casera para decir adiós a la salsa preparada

8 Julio, 2021
34 recetas de salsa de tomate casera para decir adiós a la salsa preparada

Democrática como ninguna otra, la salsa de tomate muestra toda su versatilidad y el motivo de gran popularidad para acompañar los platos más diversos.

De origen incierto, existen teorías que defienden el surgimiento del tomate en tierras peruanas, en la región de los pueblos incas. Otros más defienden su origen en México, ya que allí abundan los tomates. Independientemente de qué teoría sea correcta, los tomates son ricos en vitaminas A y C, además de minerales como magnesio, fósforo y potasio, y el famoso licopeno, un poderoso antioxidante que combate los radicales libres.

A pesar de encontrarse fácilmente en los estantes del mercado, nada se compara con el sabor de una buena salsa de tomate casera. Pudiendo tomar solo la verdura y algunos condimentos, o incluso recibir la compañía de otras verduras, esta salsa es capaz de enriquecer el sabor de cualquier plato.

Relacionados


12 razones saludables para amar los tomates

122 recetas de salsas que potenciarán los sabores de tus platos

13 recetas con salsa de madera para una cena elegante

Con opciones prácticas y rápidas de preparar, la salsa de tomate es un comodín en la cocina, potenciando platos como carnes, pastas e incluso con verduras. Echa un vistazo a una selección de sabrosas recetas caseras de salsa de tomate a continuación e inspírate:

salsas tradicionales

1. Salsa de tomate simple: usando tomates muy maduros, esta receta también usa cebolla, ajo, aceite y especias como sal, orégano y pimienta negra recién molida para darle aún más sabor a esta clásica salsa casera.

2. Salsa de tomate natural: entre los consejos para una salsa de tomate aún más sabrosa, el autor recomienda calentar bien la sartén antes de añadir el aceite y saltear primero la cebolla, luego el ajo. Aunque estos trucos parecen muy sencillos, marcarán la diferencia en el sabor final de la receta.

3. Salsa de tomate en una licuadora: aquí se deben batir los tomates, con piel y pepitas, en una licuadora, asegurando una salsa fina y uniforme. Sólo entonces se ganará la compañía del aceite de oliva, la cebolla, el ajo, la albahaca, la sal y la pimienta.

4. Salsa de tomate fácil: en esta versión se utilizarán tomates sin piel ni pepitas, lo que aporta un sabor único por el uso de su pulpa. Para condimentar la salsa no se necesitan muchos ingredientes, solo aceite de oliva, ajo, albahaca, pimienta negra y sal.

5. Salsa de tomate express: para facilitar aún más la preparación de la salsa, el autor utiliza tomates pelados enlatados, que se encuentran fácilmente en cualquier supermercado. El sabor extra se debe al ajo salteado en aceite de oliva, albahaca, caldo en polvo, azúcar y sal.

6. Salsa de tomate fresca y rápida: ¡tan simple como parece! Solo saca el bulbo y el interior del tomate y disfruta del resto, contándolo en cubitos. Ajo salteado en aceite de oliva, sal y pimienta y una cocción prolongada a fuego lento dará como resultado una salsa deliciosa y práctica.

7. Salsa de tomate en trozos pequeños: para esta salsa, cortar la punta de los tomates con ayuda de un cuchillo en forma de “x” y verter agua hirviendo sobre ellos. Este truco hará que tus caparazones se desprendan más fácilmente. Ajo, albahaca, perejil y cebollino acompañan a la salsa. Dado que se licúa en una licuadora, si desea una salsa con trozos, no procese demasiado la salsa.

8. Salsa de Tomate Silvestre: Otra versión hecha en una licuadora, lleva una lata de tomates pelados, aceite de oliva, vinagre, ajo, orégano y pimienta negra para asegurar una salsa bien condimentada.

9. Salsa de tomate con extracto: aquí, además de los tomates no naturales, la receta también lleva dos cucharadas de extracto de tomate, lo que le da a la verdura un sabor aún más fuerte. Entre las especias utilizadas destacan la cebolla, el ajo, el comino, el laurel, la pimienta negra, la sal, el azúcar y la albahaca.

Salsas con un toque picante

10. Salsa de tomate con 2 ingredientes: con un sabor notable, esta receta utiliza solo dos ingredientes en su preparación: tomates italianos maduros y una hoja de laurel. El laurel tiene un sabor acentuado, convirtiéndose en el único ingrediente que agrega sabor a la salsa.

11. Salsa de tomate: la salsa que solo usa tomates también se puede conocer como salsa de jugo, a menudo se usa para acompañar la pasta. Aquí los tomates se sazonan con cebolla, ajo, orégano, azúcar, sal y albahaca fresca.

12. Salsa de tomate con pimienta negra: utilizando tomates maduros sin pepitas, esta salsa tiene como secreto la adición de una ramita de albahaca a la mezcla de tomates, cebollas y ajos salteados en aceite de oliva. Él será el responsable del sabor sobresaliente de la receta.

13. Salsa de tomate con pimentón dulce: como revela el autor, lo ideal es siempre optar por tomates muy maduros, ya que estos daban como resultado una salsa de color rojo vivo y menos acidez. Está listo en menos de 30 minutos e incluso se puede congelar.

14. Salsa de tomate y laurel: Otra opción que se puede congelar, esta receta utiliza el fuerte sabor de las hojas de laurel para agregar más sabor a la salsa. Además, necesitarás tomates maduros, cebolla, ajo y sal al gusto.

15. Salsa de tomate con laurel y albahaca: aquí, entre los condimentos especiales que se utilizan para conseguir una salsa de tomate muy sabrosa se encuentran la conocida albahaca y laurel, pero esta vez combinados. Sal, pimienta y ajo salteados en aceite de oliva complementan la receta.

16. Salsa de tomate con orégano y pimienta: elaborada en grandes cantidades, es ideal para quienes quieran congelar la salsa y disfrutarla en otras ocasiones. El sabor distintivo de esta receta se debe al uso de orégano y granos de pimienta sin semillas.

17. Salsa de tomate con tomillo y albahaca: con algunos ingredientes diferentes es posible elaborar esta deliciosa salsa de tomate. Para hacer esto, use tomates maduros, cebolla, ajo, mantequilla sin sal, pimiento rojo, zanahoria, albahaca, tomillo, sal y pimienta negra en su preparación.

18. Salsa de tomate con perejil y albahaca: otra opción en la que la albahaca es la hierba elegida para darle aroma y sabor a la salsa. Aquí se acompaña de perejil, cebolla, ajo, sal y pimienta negra.

19. Salsa de tomate con hierbas frescas: entre las hierbas frescas que se utilizan para condimentar y darle más sabor a la salsa, esta receta utiliza tomillo, albahaca, orégano y laurel. La mezcla de estos ingredientes garantizará una fragancia y un sabor inigualables.

20. Salsa de tomate bien condimentada: para un sabor más especial, esta salsa de tomate lleva la estrella del plato, los tomates maduros, junto con la cebolla, el ajo, la sal, el orégano, la albahaca, el cebollino y el perejil. Pocos ingredientes que garantizan mucho sabor.

21. Salsa de tomate con laurel, albahaca y un toque de salsa de soja: en esta receta se utilizan pocos ingredientes, pero tienen un sabor fuerte, no requiriendo complementos para condimentar la salsa. La salsa de soja le da un toque oriental a la receta.

diferentes salsas

22. Salsa de Tomate Pomodoro balanceada: La salsa Pomodoro es otra forma de llamar salsa hecha con tomates. En esta versión, el tomate sigue ganando la compañía del apio, la cebolla y la zanahoria, dando más color y sabor al resultado final.

23. Salsa de tomate cremosa: como sugiere la propia autora, utilizando solo ingredientes orgánicos, es posible lograr una salsa más sabrosa y nutritiva. Con pocos ingredientes, se prepara con ajo machacado, tomates maduros, aceite vegetal, sal y pimienta al gusto.

24. Salsa de tomate Nonna: Inspirada en las recetas tradicionales italianas de nonnas, esta receta utiliza ingredientes triviales como tomates picados, ajo y cebolla, aceite de oliva, agua, hojas de laurel, sal, pimienta y muslos de pollo con piel.

25. Salsa de Tomate Italiana: Otra versión inspirada en recetas italianas, esta usa un manojo de hierbas aromáticas, también conocido como bouquet de garni, con laurel, romero, tomillo y perejil atados con una cuerda para agregar más sabor a la salsa.

26. Salsa de Tomate Asado: una receta práctica, se prepara básicamente en dos etapas: primero, colocar todos los ingredientes en una fuente de horno, colocarlos en el horno y, después de asar, simplemente licuar todo en una licuadora. ¡Simple y sorprendente!

27. Salsa de tomate rústica: usando tomates tipo andrea maduros y jugosos pelados, la receta también usa cebolla morada grande, pulpa de tomate, albahaca, aceite de oliva, sal y pimienta fresca.

28. Salsa de tomate pelado: en lugar de tomates frescos, esta opción de salsa utiliza tomates pelados enlatados, lo que elimina la necesidad de pelarlos. Para condimentar la salsa, la cebolla, el ajo, el aceite, la sal, el orégano seco y la pimienta negra molida.

29. Salsa de tomate secado al sol: aprovechando esta versión que se encuentra en los supermercados, esta receta eligió el tomate secado al sol como ingrediente principal. Para acompañarlo anchoas, aceitunas verdes deshuesadas, perejil, albahaca, vinagre y aceite del propio tomate seco.

30. Salsa de tomate picante: una opción ideal para acompañar los aperitivos, esta receta utiliza pepperoni para darle el picante característico de la salsa, junto con ajo, aceite de oliva, vino tinto y sal.

31. Salsa de Tomate Mexicana: Otra opción que va muy bien con los aperitivos, especialmente con los tradicionales nachos mexicanos. Preparada con tomates pelados, la receta todavía usa ajo salteado en aceite de oliva, orégano, azúcar y pimienta.

32. Salsa de tomate y pimiento verde: otra versión de inspiración mexicana. Para preparar esta receta necesitarás ingredientes como tomates picados sin piel, pimientos verdes cortados en tiras finas, albahaca seca, sal, pimienta negra, orégano, tomillo, mejorana, puerros y maicena para ayudar a espesar la salsa.

33. Salsa de tomate con champiñones y mejorana: el autor sugiere utilizar esta sabrosa salsa para acompañar todo, desde pastas, como pizzas y pastas, hasta arroces, patatas, polenta o como relleno para tartas saladas. Rico en nutrientes, está listo en pocos minutos. No dejará de probar ¿verdad?

34. Salsa de tomate con remolacha, zanahoria y chayote: opción ideal para quienes tienen dificultades para consumir remolacha por su característico sabor, aquí tanto la remolacha, zanahoria y chayote fueron previamente cocidos y procesados ​​con salsa de tomate casera, agregando aún más sabor y nutrientes a la receta.

Convirtiéndose en una opción más saludable a las salsas industrializadas llenas de conservantes y aditivos químicos, la salsa de tomate casera puede acompañar los más diversos tipos de platos, además de estar preparada de forma tradicional, con pocos ingredientes o en versiones más elaboradas. ¡Elige tu receta favorita y prepara tu salsa de tomate en casa!

Entradas relacionadas: